15 años y un día

15 años y un día (Gracia Querejeta, 2013) supone un importante punto de inflexión en la carrera de la realizadora: no sólo porque es la primera película que produce sin su padre -el prestigioso productor Elías Querejeta, casualmente fallecido la misma semana del estreno de la obra en España-, sino porque supone un paso de gigante en un tema tan recurrente y tan campo de cultivo en su filmografía como son los reencuentros familiares, asunto explorado en títulos como Cuando vuelvas a mi lado (1999) o Héctor (2004). Gran triunfadora en el Festival de Málaga, donde entre los 4 galardones que atesoró destaca el de Mejor Película o Mejor Guión-, 15 años y un día es una de esas películas que tenían todos los ingredientes para ser algo grandioso, un acontecimiento en nuestro cine pero que, lástima, al final se conforma con un mero notable. Este hecho atiende a un motivo principal: la fallida elección del joven protagonista. Si bien es cierto que el chaval no desentona, se sitúa a años luz de gigantes interpretativos que le rodean, algo incomprensible en un film cuyo argumento gira en torno a su figura, incluso el propio título.

15-años-y-un-dia-gracia-querejeta

El músculo de la trama comienza cuando Margarita (Maribel Verdú) envía a su hijo, que ha empezado a dar síntomas de una conducta problemática que ha provocado incluso su expulsión del colegio, con su abuelo Max (Tito Valverde), un militar retirado que arrastra las magulladuras del pasado y que ahora vive en una tranquila localidad de la costa. Un hecho que provocará un brutal choque de trenes entre dos personalidades apuestas; circunstancia, no obstante, de la que ambos se servirán no sólo para convertirse en mejores personas, sino incluso para necesitarse. No hay que ser muy perspicaz para averiguar que la materia prima, lo propulsor del guión de 15 años y un día son las emociones; el objetivo de la cámara de la directora, también coguionista, elabora una aguda retrospectiva de los personajes, penetrando con suma facilidad a estos roles lastimados, abriendo en canal a unas personajes de carne y hueso lastimados, sujetas a un pasado en el que las heridas no han terminado de cicatrizar; un pasado que ahora vuelve a ponerse sobre la mesa y en la que estos roles golpeados por el azaroso destino se ven obligados a dar respuestas, las mismas que han ido esquivando durante toda la vida. Además de mostrarse muy hábil a la hora de dosificar las soluciones a todas esas cuestiones, resulta también admirable la capacidad de Querejeta para tratar a estos seres humanos, creados de su puño y letra, como muñecos de porcelana: por resultar a la par frágiles y enigmáticos, pero también dueños de una formidable fuerza interior.

Lástima que, como apuntaba anteriormente, el personaje central de la historia, no termine de convencer, así como gran parte de su plantel de secundarios -algo incomprensible con la cantidad de actores jóvenes talentosos que hay en este país-. No así los mayores, desde una Maribel verdú dotada con el extraordinario don de hacer crecer la función sólo con su presencia, hasta un Tito Valverde felizmente recuperado para la gran pantalla, pasando por la solvente Susi Sánchez o la infravalorada Belén López, una actriz a reivindicar. Un plantel de lujo para una historia, no obstante, a la que le falta algo de fuerza, en la que la intensidad emocional que desprende su último acto, ese en el que las piezas de un puzle encajan de forma demoledora y efectiva -atención a la escena del aeropuerto-, apenas se deja asomar por el resto de metraje. Tan sólo, ya digo, los instantes en los que Maribel Verdú abre la boca, ya sea para definir a su propio hijo o el monólogo -de muchos quilates- que le dedica a éste en el hospital. Minutos de gran cine, de auténtico recital interpretativo, en el que la actriz madrileña se crece y deja constancia que sigue siendo una de las grandes. 

foto-15-años-y-un-dia-123

Con sus defectos y virtudes, 15 años y un día termina siendo un avasallador canto a la vida, a las segundas oportunidades y, sobre todo, a la redención y la autocrítica. Tengo mis dudas hasta qué punto era necesaria la trama criminal hacia la que la película muta en su segunda mitad, ciertos diálogos impostados y excesivamente literarios o la necesidad que había de recurrir a un rap de sus títulos de crédito finales que no hace sino chirriar con el conjunto estilístico del film, pero son males menores en una obra con empaque, cierta ambición y narrada con tacto infinito. 

Anuncios

10 pensamientos en “15 años y un día

  1. De acuerdo contigo en muchos puntos, esa trama criminal parece puesta con calzador. A mí me confundió al principio peli, Creía que iba a ser una especie de tratado sobre la adolescencia hoy en día y sus distintos problemas (apatía, pasividad, desinterés por las cosas…) pero acaba siendo un drama familiar muy bien trazado pero sin el suficiente punch para mi gusto para trascender. Aún así, resulta agradable de ver y no recurre a efectismos (salvo la citada escena de la trama criminal).

    • La trama criminal a mi chirrió un poco, creo que no encaja con el tono del film, al igual que la canción final. Tienes razón en que le cuesta coger ritmo, pero enseguida muestra sus cartas y se muestra bastante sólida. Podía haber sido, eso sí, una película mucho más trascendente, pero se queda en el aprobado alto. Que no es poco.

  2. Amo a Maribel Verdu -en Chile hizo la lamentable “El Entusiasmo” en 1998 y desde entonces que me gustaria que volviera a mi pais a filmar algo bueno-, agregare este titulo a mi lista de proximos estrenos.

    • Ambos compartimos el amor hacia Maribel Verdú, la considero una de las mejores actrices que hay en España, junto a otras grandes como Penélope Cruz o Carmen Maura. Cierto es que “El entusiasmo” es una de sus películas más flojas, pero en general tiene una filmografía envidiable. “15 años y un día” te la recomiendo porque supone un nuevo paso hacia adelante en su carrera. Te gustará. Espero tu comentario! 🙂

  3. La acabo de ver con Víctor y nos ha gustado, pero coincido contigo en que es una peli a medio gas. Los personajes me han parecido bastante planos y estereotipados, los diálogos a veces los he visto forzados y poco creíbles, la trama es bastante predecible… Y sí, es cierto que el chaval protagonista y algunos secundarios no estaban a la altura. Maribel Verdú y Tito Valverde me han parecido lo mejor de la película.
    Pese a los fallos, el conjunto me ha dejado, no sé muy bien por qué, un sabor de boca medianamente bueno.
    Saludos 🙂

    • Me alegro que tanto Victor como tú hayáis dedicado el sábado noche a ver cine español. En lo que respecta a “15 años y un día” a mí me decepcionó ligeramente, creo que este año han habido películas españolas mejores para que nos representen en los Oscar, pero eso no quita con que estemos ante una película a reivindicar, aunque sólo sea por sus protagonistas adultos (los jóvenes lo hacen de pena). Estoy de acuerdo contigo en que es una peli que te deja buen sabor de boca y, en cierta manera, te da ganas de vivir. Quizá sea por la luminosidad que desprende su conjunto, a pesar de esa trama criminal que no pega mucho con su temática. Una peli aceptable para pasar un buen rato.
      Un abrazo Chechu y gracias por el comentario!!

  4. La acabo de ver esta noche -domingo 26 enero, 2014- en DVD (Zona 2) pues siendo honesto a Chile -dudo- que llegue a exhibirse en cines -y seguramente- pasara directo a PPView o a algun canal de cable. Bueno, me gusto “15 Años y Un Dia”, la encontré buena -7/10 (aunque no me gustan las calificaciones)-, destaco la escena en la playa de Toni y Jon (una oda a la amistad), asi como la escena cuando conversa Belen Lopez con Maribel Verdu en el Hospital. Tiene un guion bueno, con buenos dialogos. Tal vez -eso si- espere mas tension al momento en la pelea en la playa. Ademas creo que a ratos Jon aparte de ser un poco insoportable e insolente -a ratos lo quise, a ratos lo odie- era mentiroso y su abuelo -en ese sentido- no era capaz de “sacar la verdad” (en este caso, me refiero a la escena en la que Jon se “mofa” y trata de “friki” a Toni por enesima vez). Saludos!

    • Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que lo mejor de la película es la conversación que mantienen Belén López y Maribel Verdú en el hospital, simplemente brillante. No me gustó el rap de los títulos de crédito finales y la trama criminal, que en mi opinión está metida con calzador. En general me gustó, y yo también le pondría un 7 sobre 10, aunque han habido películas mejores este año.
      Aquí en España opta a 7 Goyas, así que veremos a ver lo que pasa. Un abrazo!

  5. Que bueno que me recordaste el rap final, horrible -con todo respeto para los seguidores de este estilo musical- pero como se dice “no junta, ni pega” la cancion con el final del film -indep. que los personajes jovenes escuchaban ese tipo de musica y canciones- pero no, mala eleccion musical.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, no es que tenga nada el contra del rap (aunque personalmente es un estilo que no casa conmigo), pero creo que no está en sintonía con el espíritu del film. Puede parecer una tontería pero es una cosa que me chirrió bastante, al igual que toda la trama criminal de la película. Podría haber sido algo grande y, ay, se queda en el mero aprobado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s