Toc toc

Era cuestión de tiempo la adaptación cinematográfica de la exitosa obra de teatro “Toc toc”, escrita por el autor y humorista francés Leaurent Baffie. Estrenada en más de 20 países y representada durante 9 años ininterrumpidos en el Teatro Príncipe Gran Vía -lo que la convierten en la obra de teatro más longeva de la cartelera madrileña-, no cabe duda que Toc toc” tenía altas posibilidades de ser llevada al cine, aunque la materia prima no fuera excesivamente original ni nada del otro mundo. Con todo, era una responsabilidad trasladar a fotogramas este éxito internacional y el escogido ha sido Vicente Villanueva, autor de Lo contrario al amor (2011) y la desternillante e infravaloradísima Nacida para ganar (2015), donde Villanueva demostró un gran dominio de los códigos de la comedia. Y lo cierto es que en esta adaptación homónima (2017) el cineasta sigue estando en plenas facultades y vuelve a dar una lección de cómo hacer alta comedia. Y demuestra, y he aquí el gran mérito del autor, que la alta comedia no tiene que ser necesariamente aburrida ni gris, sino que puede habitar en un proyecto como este, con una clara vocación comercial y de apariencia fresca y ligera.


Sigue leyendo

Anuncios

Nacida para ganar

Me consta que hay críticos de cine que todavía tienen reparos en valorar positivamente una comedia. Por increíble que parezca, es cierto. La infravaloración histórica que sufre el género que tantas y tan buenas películas nos ha dado, reflejada en las escasas ocasiones en las que una comedia se ha alzado con los galardones más importantes en cualquiera de los premios de cine de referencia, es tan injusta como la incapacidad de los profesionales de la crítica que ignoran -o fingen ignorar- lo increíblemente difícil que es hacer reír al público. Evidentemente todo depende del público y del tipo de humor: el que nos interesa es el humor inspirado, ingenioso, con gracia. Para provocar la carcajada a un ser sin neuronas basta con ponerle en bucle un vídeo chorra del Youtube. El otro humor, el que realmente merece la pena, es el que rezuma Nacida para ganar (2016), segundo largometraje del director y guionista valenciano Vicente Villanueva tras la estimable Lo contrario al amor (2010).

fotonoticia_20160121190917_1280

Sigue leyendo

Embarazados

Tras la estimable Planes para mañana (2010), Juana Macías confirma su talento con Embarazados, comedia romántica generacional en la que una pareja de treintañeros entra en crisis al darse cuenta que el plazo para tener hijos tiene una fecha de caducidad más próxima de la que creían. Macías se consagra con esta segundo largometraje que, sin embargo, no empieza nada bien. La mal rodada escena inicial de la discoteca -en la que se abusa de los primeros planos y se recurre en exceso al tópico-, a la que le siguen otras en las que la película no acaba de encontrar su tono, no augura nada bueno. Deberá ser a partir del descafeinado gag de la reunión de lactancia a la que tiene el gusto -o el disgusto- de asistir la protagonista, cuando el film se venga arriba de manera espectacular. Y es que Embarazados es una película que va de menos a (muchísimo) más. Este inteligente y hábil mezcla de drama y comedia sobre un tema menos frívolo y más serio de lo que parece como es el de los jóvenes que piensan que van a ser jóvenes de por vida, termina siendo una película realmente sorprendente, trufada de ingenio y de momentos inspirados.

embarazados-pelicula-2016-imagen-01-750x422

Sigue leyendo

Esto no es una cita

En agosto de 2011 se representó en el Microteatro Por Dinero de Madrid -espacio escénico donde se desarrollan funciones de 15 minutos para un máximo de 15 personas- la obra Esto no es un fax, acerca de las vicisitudes amorosas entre dos compañeros de oficina. El éxito fue tal, que se alumbraron dos microteatros más, con los mismos responsables e idéntica temática. Al ver la entusiasta respuesta del público, Guillermo Fernández Groizard y Pablo Flores -director y guionista del invento, respectivamente- decidieron trasladar este pequeño fenómeno a la gran pantalla. Para ello, contarían con los mismos protagonistas y la cotidianidad y la gracia de esas micro-representaciones. Así nació Esto no es una cita (2013), una película pequeña -escasos medios, bajo presupuesto- que habla de cosas grandes -lo difícil que es dar con tu media naranja, los prejuicios a la hora de encontrar el amor-. Y lo hace, además, con inteligencia. Quizá por ello fue una de las sensaciones del Festival de Málaga -donde conquistó 2 Biznagas: la del Público y la de Mejor Actriz para su protagonista- o en otros certámenes como el de Las Vegas o el de Alicante, donde el personaje principal logró el premio al Mejor Actor.

Esto-no-es-una-cita-27066-T1.flv Sigue leyendo