La Reina de España

18 años después de la triunfal acogida de La niña de tus ojos (Fernando Trueba, 1998), se estrena la secuela de esta película que consiguió una conexión con el público casi mágica. Quizá porque la regocijante galería de personajes que Rafael Azcona y el resto de guionistas crearon en esta primera parte eran tan humanos, tan reconocibles, que cualquiera podíamos identificarnos con ellos. Casi dos décadas después el director madrileño se reencuentra con toda esta tropa de personajes impagables que tan dentro quedaron grabados en la memoria colectiva y nos muestra en qué han cambiado sus vidas. Dirigida y escrita por él, si algo vuelve a poner de manifiesto La reina de España (2016) es el extraordinario director de actores que es Fernando Trueba. Al igual que en la primera parte, sorprende cómo a lo largo de sus dos horas largas de duración, les da oportunidad a todos y cada uno de sus actores a lucirse y tener su momento de gloria. Este hecho, a priori nada significativo, es tremendamente difícil de conseguir en una película coral, donde a veces unos personajes quedan deslucidos o pasan totalmente inadvertidos. Aunque algunos tienen evidentemente más peso que otros -Resines, Cruz, León-, todos tienen ocasión de brillar, de seguir demostrando que su talento interpretativo permanece intacto.

trueba-conquistar-publico-reina-espana_ediima20160317_0420_4

Ambientada en los años 50, la película narra las vicisitudes del rodaje en nuestro país de la superproducción americana La Reina de España, protagonizada por la estrella mundial Macarena García (Penélope Cruz) en el papel de Isabel la Católica. Al enterarse de la noticia también regresa a su país natal Blas Fontiveros (Antonio Resines), casi 20 años después de rodar en la Alemania nazi La niña de tus ojos. La película va narrando el reencuentro del director con todos sus compañeros y amigos y las dificultades a las que se tiene que enfrentar la película. Aunque no es un trabajo redondo -se echa en falta mayor carga emocional y una mayor cohesión entre sus escenas- y sus 128 minutos pueden parecer excesivos, lo cierto es que La Reina de España se las ingenia para no aburrir en ningún momento: con su sucesión de gags mejores y peores, con sus personajes más o menos carismáticos, la película se consume en un suspiro. Quizá porque Trueba vuelve a impregnar, a envolver su obra de ese aura entrañable, casi mágica, que fue lo que hizo de La niña de tus ojos algo tan grande. Si La Reina de España funciona es por la ingente cantidad de humanidad que desprenden sus escenas, sus personajes, sus diálogos… En medio del dislate más absoluto, de las situaciones más rocambolescas y ese tierno halo a vodevil, todo huele a verdad. Y aquí radica la clave del éxito del film. 

Otra de las claves por las que la película funciona es porque no es nada pretenciosa y tampoco se toma muy en serio a sí misma. Se nota que, ante todo, lo que Trueba ha querido hacer es una comedia, que la gente vaya al cine a echarse unas risas, la cual no es poco. Y lo cierto es que lo consigue: a la mente me viene la descacharrante escena de Jorge Sanz, todas y cada una de las intervenciones de una Loles León en su salsa o incluso un Santiago Segura que, lejos de resultar histriónico, hace divertido y tierno a su personaje. Capítulo aparte merece la actuación de Penélope Cruz que, como la protagonista de la película, ha ganado un Oscar y nunca ha dejado de sentirse española a pesar de su fama internacional. Lo que hace Cruz en La Reina de España va más allá del elogio: llora, ríe, se enfada y hasta canta, sumando una nueva interpretación inolvidable en su carrera. Es ella, además la que protagoniza varios de los momentos cumbres de la película: la escena en la que canta “Granada” o cuando le espeta al mismísimo Franco -genial Carlos Areces- la ya legendaria frase de “yo lo que usted diga me lo paso por el coño”. En el plano actoral la película se refuerza con fichajes como el de Ana Belén, en su regreso al cine español tras años de ausencia. 

31

Aunque no pasa a engrosar la lista de sus mejores películas, que siguen siendo El año de las luces, Belle Epoque y El artista y la modeloLa Reina de España es una más que digna secuela de su legendaria primera parte. Rodada en Madrid y Budapest con producción de Atresmedia y un presupuesto de 11 millones de €, lo que la convierten en una de las películas españolas más caras de la historia, estamos ante una de las más bellas cartas de amor al cine jamás filmadas, una hermosa declaración de afecto a un oficio que en tiempos revueltos y oscuros, donde la censura y la tristeza lo empañaban todo, tenía el maravilloso don de hacer reír al público. Y lo sigue teniendo.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s