Star Wars. Episodio VI: El retorno del Jedi

A pesar de estar un escalón de calidad por debajo de sus dos predecesoras, Star Wars. Episodio VI: El retorno del Jedi (1983) supone un broche de oro a la trilogía original de la saga galáctica por antonomasia junto con Star Trek. Diluido el factor sorpresa de la primera parte y el tono oscuro de la segunda, el principal atractivo de esta tercera entrega -en la que Lucas volvió a ceder el timón a otro director, en esta ocasión Richard Marquand, famoso únicamente por El ojo de la aguja (1981)- es, en efecto, su capacidad para cerrar todos los cabos sueltos y dejarlo todo atado y bien atado, de manera que los fans vieron en su momento improbable la realización de más películas -a pesar de la afirmación inicial de George Lucas de querer hacer nueve films-. Tras tres años en vilo después del Episodio V: El Imperio Contraataca, por fin se resolvió uno de los grandes misterios que la segunda parte de la saga había dejado en el aire: el paradero de Han Solo. ¿Seguiría Harrison Ford en la saga? La respuesta tiene lugar al poco de comenzar la película y se prolonga durante toda su primera media hora, correspondiente a su rescate, para lo que Luke Skywalker y la princesa Leia se ven obligados a infiltrarse en el peligroso palacio de Jabba the Hutt en Tatooine.

3_1ccefab368

Junto con el rescate de Han Solo, otra de las líneas argumentales de la película es la construcción en secreto de la segunda Estrella de la Muerte por parte de las fuerzas del Imperio con la que atacar a los rebeldes y proclamarse reyes de la Galaxia, al tiempo que el Emperador Palpatine -en el capítulo de la saga donde tiene más protagonismo- y Darth Vader, atrapado en la dicotomía de obedecer al Emperador o dar rienda suelta a su amor fraternal, luchan por conseguir atraer a Luke al lado oscuro de la Fuerza. Estrenada en Estados Unidos el 25 de mayo de 1983, fue el film más criticado de la trilogía en su momento, principalmente por la inclusión de los Ewoks, esas criaturas peludas capaces de derrotar a base de piedras y palitroques al que supuestamente era el ejército mejor preparado de la galaxia. Ver a estos diminutos personajes peludos haciendo sufrir a los stormtroopers, blásters en mano, es uno de los mayores patinazos de toda la saga. Que más tarde se creara una serie infantil con estos mismos personajes y se filtrara la noticia de la que razón principal por la que Lucas los incluyó en la película fue con el fin de generar merchandising antes que dar solidez argumental a la obra -razón principal de la ruptura artística con el productor de las dos primeras entregas, Gay Kurtz-, no ayudó en absoluto a calmar la indignación de los fans.

No obstante, a pesar de los Ewoks, de la mala puntería de los Stormtroopers -con la que los incondicionales de la saga incluso hacen bromas- y de una batalla para aniquilar la Estrella de la Muerte que recuerda en demasía a lo que vimos en la primera película, este Episodio VI contiene varios puntos a destacar: por un lado, el eléctrico, minimalista y absolutamente rompedor biquini de la princesa Leia, una imagen tan icónica como la de la sex symbol Ursula Andress saliendo del agua cual Venus en Agente 007 contra el Doctor No (Terence Young, 1962). Por otro lado, por la batalla de Endor, uno de los combates más espectaculares de toda la saga, sin olvidarnos de otros momentos míticos como cuando Leia descubre que ella y Luke son hermanos, Han Solo en pleno estado de hibernación por la carbonita o la batalla final entre padre e hijo, con momento “fuera máscaras” incluido. Quizá por escenas así esta última entrega era la película de Star Wars favorita de Steven Spielberg hasta la fecha, director al que Lucas le ofreció el timón de la dirección -no fue el único: David Lynch o David Cronenberg también recibieron la oferta-, puesto que rechazó para no incumplir la Ley de incompatibilidades de Hollywood. 

star-wars-los-mejores-personajes-de-la-saga_yny7

La película logró buenos datos de recaudación y estuvo nominada a 5 Oscar, del que ganó el de mejores efectos visuales. Un cierre digno a una película que, para proteger su anonimato, al poco de comenzar su rodaje le le cambiaron el título por el de una película de terror. Desmontada rápidamente la mentira, la película sufrió otro cambio de título pocas semanas antes del estreno por el que se reemplazó el título original “La venganza del Jedi” por “El retorno del Jedi”, ya que la palabra venganza no debería existir en la filosofía de un jedi -y todo los fans sabemos que al jedi al que hace referencia el título es Anakin Skywalker-. Tras el torrente de éxito de las tres primeras entregas, Lucas comenzó a vislumbrar la posibilidad de hacer tres películas que narrasen los acontecimientos previos a los de esta trilogía que acababa de concluir. Pero eso es otra película. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s