Daniela Féjerman: “Adoptar es una carrera llena de obstáculos”.

A la guionista y directora Daniela Fejerman (Argentina, 1964) no le pueden ir mejor las cosas: tras optar al Goya como mejor directora novel por el largo A mi madre le gustan las mujeres (2001), una de las 3 comedias románticas que dirigió con Inés París -con quién trabajó durante 11 años- la prestigiosa realizadora estrena su segundo trabajo en solitario tras la comedia coral 7 minutos (2009), que escribió al alimón con la ex Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde. Su nuevo largometraje, La adopción (2015), estrenado con gran acogida de crítica y público en el pasado Festival de Valladolid, está encabezado por dos bestias interpretativas como Francesc Garrido y Nora Navas; dos actores en la piel de unos personajes enfrascados en una odisea emocional en un entorno plagado de corrupción, hielo y tráfico de niños. Inspirada en hechos reales y con gran carga autobiográfica, La adopción es, ante todo, un relato humano y alérgico al melodrama en el que Féjerman, inmisericorde a la hora de desplegar su inmenso talento tanto detrás de las cámaras como en la escritura del guión, se consagra como una cineasta de primer nivel. 

La directora argentina Daniela Fejerman estrena su segundo trabajo en solitario: "La adopción", estrenado en el Festival de Valladolid.

La directora argentina Daniela Féjerman estrena su segundo trabajo en solitario: “La adopción”, estrenado en el Festival de Valladolid.

Cambio radical de tono con tu cuarta película, tras dirigir tres comedias. ¿Cómo ha sido explorar el terreno del drama?

No me planteé un cambio de género “a priori”. Hacer esta película surgió más como una necesidad. Cada género tiene sus desafíos, en la comedia tienes que mantener el tono y el ritmo, aquí debía dominar el pulso, no caer el el melodrama y darle tensión. Por eso en parte tiene aroma de thriller. Un thriller íntimo, eso sí.

¿Qué relación tienes con Inés París, con quien rodaste tus dos primeras películas? ¿Seguís manteniendo algún tipo de contacto?

Claro. Las dos pertenecemos a CIMA, una asociación de mujeres cineastas. Este año hemos colaborado en una serie de televisión como guionistas. Pero como directoras cada una decidió explorar su propio camino.

Tu primer trabajo en solitario fue 7 minutos (2009), ¿qué recuerdos guardas de aquella producción?

Me quedo con el trabajo de “puzzle” de componer una peli coral. Y a la larga lo que más recuerdo  fue el trabajo con los actores, que es a lo que doy más importancia. Pilar Castro, Asier Exteandía, Luis Callejo, Toni Acosta, Marta Etura, Antonio Garrido, Juanma Cifuentes… Fue muy bueno trabajar con todos ellos.

¿Contenta con la gran recepción de la crítica con “La adopción”? ¿Cómo fue su paso por el Festival de Valladolid?

Hasta ahora están diciendo cosas muy buenas de la película, y algunas me llegan al corazón. El paso por Valladolid fue un buen bautismo: en el pase vi cómo la gente se quedaba “pegada” a la película, cómo respiraban con los personajes, se angustiaban, suspiraban y también reían con ellos…

Además de dirigir, escribes tú misma la película junto a Alejo Flah (director de Sexo fácil, películas tristes (2015). ¿Hay algún motivo especial por el decidiste centrarte en el drama de las adopciones en el este de Europa?

El punto de partida fue mi experiencia personal, adopté un niño en Ucrania hace años.

Pero la película está construida como ficción, siguiendo las leyes de la ficción (tensión, progresión, interés creciente) y mi historia, junto con otras historias, se convirtió en el material con el que construirla. A veces desechábamos elementos de la realidad que parecían escritos por un guionista, otras desarrollábamos aspectos que en la realidad sólo habían sido insinuados.

adopcion-pelicula-daniela-fejerman_2_2308583

Daniela Féjerman dando instrucciones a Francesc Garrido y Nora Navas, los protagonistas de su nueva película, entre los que existe una química brutal.

Tu película se ha rodado en Lituania, ¿qué tal la experiencia de rodar en aquel país?

Pues dura, porque no estamos acostumbrados al frío extremo, y profesionalmente muy estimulante: encontré allí no sólo la nieve y el paisaje con herencia soviética que necesitaba para mi historia, sino unos actores increíbles.

Para sorpresa de muchos, Lituania se está convirtiendo en un gran aliado para el cine de habla hispana. Allí se rodaron Otra frontera (André Cruz Shiraiwa, 2014), Silencio en la nieve (2011) y ahora La adopción. Además es el país co-productor de la cinta junto a España. ¿Qué destacarías de este país?

Aparte de la belleza de su capital, Vilnius, (que apenas enseño en la película), y de la sólida formación teatral de sus actores, destacaría el alto nivel del equipo técnico: profesionales curtidos en mil y una producciones europeas y americanas.

¿Cómo llegó un director tan importante como Gerardo Herrero a ser el productor de La adopción?

Esta película tiene una larga historia detrás. Gerardo Herrero ya había producido mi anterior película, 7 minutos, y supongo que vio en La adopción una historia que merecía la pena ser contada

¿Cómo te has documentado para la película?

Además de mi propia historia, tenía historias que me habían contado antes de ir, historias que me encontré allí mientras estaba adoptando…

La química entre Nora Navas y Francesc Garrido es brutal, ¿te esperabas este feeling tan grande entre ellos?

Nora era la primera opción que teníamos con Gerardo. Es una de las grandes actrices con las que contamos. Y Francesc es uno de los grandes actores, pero quería verlos juntos.

Vi que esa química existía desde el momento de la prueba: estaban en la misma frecuencia, trabajaban de forma parecida, iban a resultar creíbles como pareja… El resto fue trabajar mucho, ensayar mucho para fundar esa relación y crear la montaña rusa emocional de esta pareja en la historia.

¿Por qué adoptar un niño, no ya en el este de Europa sino en muchos rincones del mundo como España, es un proceso tan largo y costoso? ¿No es contradictorio que con la cantidad de familias que desean tener un hijo y no pueden y la cantidad de niños que hay huérfanos pasando necesidades se pongan tantas trabas?

No sólo es contradictorio, es un sinsentido. Por supuesto hay que ser rigurosos y velar por el bienestar de los menores, pero de ahí a convertirlo en una carrera llena de obstáculos va un largo trecho.

¿Por qué la gente no puede perderse “La adopción”?

Es una película que habla de algo cercano, íntimo, que conmueve y emociona, que genera identificación y hace que te plantees: ¿hasta dónde sería yo capaz de llegar en una situación similar?…. O eso es lo que he pretendido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s