Tú y yo (Io o Te)

¿Alguien no se ha planteado alguna vez hacer lo que el protagonista de Tú y yo (2012), la última película de Bernardo Bertolucci? Me refiero a desaparecer del mundo durante unos días y aislarte en un recóndito lugar comiendo lo que te gusta, leyendo los libros que más te apasionan y disfrutando con la música con la que más te identificas. Embarcarte en una especie de retiro espiritual del que, seguro, saldrás reforzado. Y todo sin interrupciones. O casi: Lorenzo (Jacopo Olmo Antinori) tendrá que lidiar con un acontecimiento imprevisto cuando su hermanastra yonqui (Tea Falco) le haga chantaje emocional con el fin de acompañarle en esta aventura. En esta atípica situación coloca a sus personajes el único cineasta italiano ganador del Oscar a la Mejor Dirección-por El último emperador (1988)-; dos almas que, finalmente, acabarán necesitándose y aprendiendo mutuamente. El primero se encuentra en plena vorágine de la adolescencia, una etapa de la que aquí se hace un modélico análisis al mostrárnoslo como alguien inestable, inconformista y rebelde, que experimentará una transición de la niñez a la madurez. La segunda es alguien enferma, que encontrará la ayuda que necesita de la mano de una persona cuya convivencia no empezará precisamente con buen pie. Un choque de trenes de personalidades condenadas a entenderse. 

15904-tuyyo-pieza2

Dirigida con 73 años y postrado a una silla de ruedas eléctrica -por una enfermedad que no ha trascendido-, Tú y yo supone el regreso de Bertolucci al cine tras un paréntesis de casi diez años, los mismos que necesitó para encontrar de nuevo las ganas de ponerse al frente de un proyecto. Él mismo se encarga de escribir el que es su primer film íntegramente italiano en 30 años -tras La historia de un hombre ridículo (1981)-, junto a Francesca Marciano y Umberto Contarello. Los tres adaptan la novela homónima de uno de los escritores más influyentes de los últimos tiempos: Niccolò Ammantini, que cuenta la historia de un joven de 14 años que engaña a sus padres haciéndoles creer que va a una estación de esquí con su clase cuando, en realidad, pretende pasar una semana encerrado en el sótano del propio edificio familiar. No es la primera vez que el director sitúa a sus personajes en un espacio físico reducido –El último tango en París (1972); Asediada (1999)- como tampoco es nuevo el plantear las relaciones amorosas entre miembros de una misma familia –Soñadores (2003), aunque en Tú y yo este hecho nunca llega a confirmarse, sustituyendo la sexualidad que siempre caracterizó al cineasta por la sensualidad- o se interesa por el tema de la juventud –Novecento (1976)-. El estudio que se hace aquí de esta etapa del ser humano, en la que empiezan a solidificarse los rasgos de su identidad, es excelente: los miedos y angustias de su personaje central quedan patentes en hechos aparentemente tan inocuos como el preferir aislarse del mundo antes que enfrentarse a él. Pero más que desde una perspectiva crítica, el cineasta observa la pubertad con afecto, como si la libertad de la que se goza en estos años de autodeterminación no fuese a ser equiparable a la del resto de sus días. 

Proyectada fuera de concurso en el Festival de Cannes en 2013 y conquistar varios premios del cine italiano, Tú y yo se muestra fascinada por la juventud, una época sinónimo de curiosidad y de vitalidad; de quienes pueden cambiar ese mundo en el que no se sienten cómodos. Bertolucci plantea una bella metáfora con ese hormiguero al que Lorenzo observa desde una posición de superioridad, pero también de equidistancia. La película es un llamamiento a tomar partido, a involucrarnos en los problemas reales y no escondernos de ellos. Vitral de sentimientos, este ejercicio intimista y sosegado no sería lo que es sin las precisas interpretaciones de sus dos protagonistas, dos desconocidos frente a las cámaras. Ya era hora que un film encabezado por un joven en plena edad de la pubertad la protagonizase alguien en tales circunstancias -acné incluido- y no el típico guaperas de turno. Todo ello da como resultado una obra que corre el riesgo de ser tildada de menor -cuando no lo es- que habría sido perfecta si se hubiese mostrado más énfasis en algunos de sus planteamientos argumentales, hubiera corregido alguna trampa de guión -la facilidad con la que el protagonista se esconde, sin que nadie le vea- o una primera media hora introductoria algo aparatosa. La obra realmente se crece a partir de la inclusión de Lorenzo en su refugio y, muy especialmente, a raíz de la confesión de su hermanastra. 

tuyyo06

Con la eficacia del gran artesano que es, Bertolucci nos sorprende en su regreso con un espectáculo eminentemente teatral, pero rabiosamente vitalista, como si él mismo hubiese vuelto a renacer con esta película. Y es algo que se deduce no sólo por su música -The Cure, Muse, Arcade Fire o Red Hot Chili Peppers, o alguna canción perfectamente integrada en la narración como la versión italiana de Ragazzo Solo, Ragazza Sola de David Bowie, cuya letra parece escrita para la película-, sino por esa congelación final de la imagen de reminiscencias a Los 400 golpes (François Truffaut, 1959), que no sólo desvela un final abierto, sino la historia de un hombre -ahora sí- con ansias de devorar el mundo que le ha tocado vivir. 

Anuncios

2 pensamientos en “Tú y yo (Io o Te)

  1. Lo has resumido perfectamente en tu último párrafo: es el reencuentro de un hombre con sus ganas de vivir, tras su enfermedad. Y que mejor que empezar dónde se empieza todo; en esa época de miedos, inseguridades y lucha por afianzar una identidad.

    Perfecta tu crítica Pablo. Me ha encantado. Ahora a ver otra de Bertolucci 😉

    • Una vez más, gracias por tus palabras. Gran recomendación la tuya, como casi siempre, y un director sobre el que me tengo que poner las pilas YA! Bertolucci y yo creo que nos vamos a llevar muy bien… 😉 Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s