Jobs

“Steve Jobs fue el mayor inventor desde Thomas Edison. Puso el mundo en nuestras manos”. La frase que Steven Spielberg dedicó al co-fundador y presidente ejecutivo de Apple tras fallecer víctima de un cáncer de páncreas en 2011 resume a la perfección una personalidad tan fascinante como llena de claroscuros. Es por ello que, de entrada, el casi desconocido Joshua Michael Stern merece todos mis respetos por enfrascarse en Jobs (2013), un biopic a todas luces suicida. Soy consciente de la animadversión de buena parte de la crítica hacia este proyecto, por lo que intentaré valorarlo como procuro hacer siempre en este blog: sin injerencias externas ni dejarme llevar por corrientes mayoritarias. Y bien: Jobs ha superado mis expectativas. Y lo dice alguien que nunca ha sentido especial fascinación hacia la figura de este gurú de la tecnología. La película consigue que desde el primer minuto -esa conferencia en plena sede de Apple en la que Jobs presenta el Ipod, en la que se nos regala uno de los mejores y de los más significativos fotogramas del año: el rostro del genio reflejado en la carcasa de su poderosa creación– te sientas fascinado por su personaje central. Un prólogo avasalladoramente emocional que apunta maneras.

22460

Me estremezco en la butaca: esta introducción de reminiscencias épicas sitúa al espectáculo en el buen camino. A partir de entonces el film se remonta a la década de los 70 para desgranar la lucha de Steve Jobs y su socio para sacar adelante un circuito que alumbraría el primer ordenador personal de la historia -escenas rodadas en el mismo garaje de los padres adoptivos del futuro magnate, lo que da fe de la fidelidad del proyecto- o cómo fundó la que se convertiría en una de las multinacionales más importantes del mundo, así como aspectos más desconocidos de su biografía como el hecho verse obligado a crear una nueva empresa, Next, tras ser despedido del imperio que él mismo creó. Una empresa que más tarde sería adquirida por Apple, multinacional a la que el gurú regresó para convertirla en un gigante. Lo más sorprendente es que Steve Jobs, tal y como evidencia el film, jamás pensó en tirar la toalla. Es la razón por la que algunos ven en la película una mera glorificación del héroe, algo frente a lo que no puedo estar más en desacuerdo: si hay algo que destaque en Jobs es que no se muestra nada complaciente con su personaje central. Da gusto ver como una película nos muestra las luces -el éxito, la tenacidad, su afán de superación-, y las sombras de su personaje de estudio. ¿Aduladora? Lo sería si Jobs no pusiese de manifiesto las excentricidades del empresario, su ambición desmedida -que le costó la renuncia de su mano derecha, en una escena memorable-, su reprochable papel de padre, de amante o la tiranía con la que se dirigía a sus empleados. Si esto es mostrarse complaciente con Steve Jobs, que baje Dios y lo vea.

Claro que nada de esto hubiese sido posible sin un actor con el empaque suficiente para dar vida a tan brillante figura: Ashton Kutcher. Personalmente nunca pensé que fuese a escribir esto, pero el actor de ¿Colega dónde está mi coche? (Danny Leiner, 2000) ofrece una interpretación a la altura de los grandes, digna de Oscar. Kutcher, que se ve beneficiado por su asombroso parecido físico con su personaje, logra callar muchas bocas con un trabajo por el que desquita de sus anteriores papeles y para la que la recreación fuese lo más real posible fue necesario una concienzuda labor de documentación. Ayudado de una gran tarea de caracterización, el resultado habla por sí solo: en algunas de las escenas cuesta diferenciarle con el auténtico. Con todo, su elección como actor principal dará alas a los detractores del film, como también las dará el deslizamiento constante hacia la épica y al subrayado de su narrativa -discursos, alegatos, frases meramente publicitarias-. Instantes, sin embargo, que funcionan al estar respaldados no sólo por la increíble historia que hay detrás sino por por la extraordinaria banda sonora de John Debney o la inclusión de canciones de Bob Marley, en relación directa con el espíritu bohemio -su dieta vegetariana, su afición a ir descalzo…- de Steve

_DSC2890.NEF

Está claro que una película de estas dimensiones no puede satisfacer a todos los públicos -ni siquiera a los fans, que reprocharán al guionista de amputar parte de su biografía, algo inevitable en una vida imposible de condensar en dos horas de metraje- y que su esencia de telefilm no le beneficia, pero es un trabajo que hay que ver por muchos motivos. Sí, es cierto que podía haber explorado más la faceta personal del genio -no hablo tanto de su enfermedad terminal como de su relaciones sociales y familiares-, dotarla de una mayor estilización visual y que no hubiese sobrado una vuelta de tuerca a un guión que tampoco aspira a ser el “manual del buen biopic”, pero esta vibrante historia de superación que al fin y al cabo es Jobs emociona, convence y, aunque suene a libro de autoayuda, te enseña a no conformarte con lo que tienes. Objetivo cumplido. 

Anuncios

6 pensamientos en “Jobs

  1. Ayer vi Los piratas de silicon valley. Muestra los inicios de los imperios de apple y microsoft y hace una radiografía de sus creadores en la que no sale muy bien parado ninguno de los dos. Me pareció muy interesante poder ver las intrigas y tejemanejes que llevaron los personajes hasta conseguir llegar a lo que han sido. Además, el nombre de la peli es de lo más adecuado y retrata como hacían las cosas. Te la recomiendo. En breve veré Jobs, a ver qué me parece.
    Saludos.

    • thomas edison era el mayor caza patentes de la historia. el cual perdio la guerra con Nicola tesla. el gran inventor que desbancó la corriente continua. inventor de la electricidad moderna (alterna). jobs al igual que edison solo era un comerciante. wosniak que fue su compañero fue el que hizo todo el trabajo, jobs se limitó a ser un comercial un excelentisimo comercial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s