Tower Block

La carta de presentación de Tower Block (James Nunn & Ronnie Thompson, 2012) no puede ser más estimulante: premio a la Mejor película en la Sección Panorama del Festival de Sitges, excelentes críticas que destacan su adrenalínico e incesante desarrollo y un argumento tan simple como, aparentemente, eficaz. Sí, reconozco que quizá fueron las altas expectativas lo que me defraudó de una película que podía haber sido una pieza irreprochable de intriga, un tablero ajedrezado de personajes cada cual más complejo y enigmático, pero que se queda en un producto del montón. La opera prima del tándem de directores desprende de lo que, a mi juicio, debería huir cualquier ejercicio cinematográfico como de la peste: un indiscutible regusto a deja vú, esa desagradable sensación como si lo que nos estuvieran contando, de forma presuntamente original, ya lo hubiéramos visto mil veces. 

tower-block-1

La trama de la película gira en torno a un grupo de inquilinos de un ruinoso edificio abandonado en la periferia llamado Tower Block 21. Un día, esta quincena de vecinos, de toda edad y condición, observan por las mirillas de sus casas cómo un joven es apaleado por dos delincuentes hasta provocarle la muerte. Nadie hace el más mínimo amago por socorrerlo, tan sólo Becky (Sheridan Smith), una joven que, de forma inesperada, se convertirá en la cabecilla de un grupo que intentará abandonar el edificio ante la presencia de un francotirador en las afueras que amenaza con matarlos uno a uno. Rápidamente comienza una lucha por la supervivencia de la que parece no haber salida posible. En efecto, habrá quien diga que semejante punto de partida -encerrar a un grupo de personas entre unas paredes de las cuales no pueden escapar ante una amenaza externa-, está tan manido que cualquier rastro de originalidad es una quimera. Y, en parte, este es uno de los lastres de la película. Tower Block juega a querer ser trepidante, novedosa, profunda, insidiosa, … pero se queda en un ejercicio en el que los giros de guión brillan por su ausencia, y en el que el esperado golpe definitivo que ansía el espectador, ese que le haga cambiar su opinión acerca de la monótona película, nunca llega. No hay angustia, no hay sensación de agobio, no hay incomodidad. (Casi) todo suena a falso, impostado y carente de la garra suficiente para que el espectador no termine sucumbiendo al bostezo o, como mínimo, a mirar el reloj. Ni siquiera su final: tan precipitado como insulso.

Pero no todo está perdido. A pesar de su desaprovechada idea y que los sustos se cuentan con los dedos de una mano -a destacar ese inesperado primer plot point, en medio de una conversación romántica-, es de justicia reconocer a Tower Block sus buenas intenciones: las de reflejar una sociedad cada vez más individualista, despreocupada y pasiva ante los problemas de los demás. Más, en definitiva, egoísta. Es, quizá, la verdadera razón de ser del film, aunque ésta nunca termine de subrayarlo con toda la potencia necesaria. En este sentido, el hecho de que los cineastas nos priven de ver el rostro del francotirador -a excepción de una única escena-, se puede interpretar como si éste, lejos de ser una presencia humana, sea una especie de fuerza divina que somete a los protagonistas, de una forma quizá no tan cruel como el hecho de privar de ayuda a quien la necesita, al peor de los castigos posibles. Además, se agradece su reducido metraje, la presencia de la joven promesa Jack O´Connell -la cabecilla de la panda psicópata de adolescentes de la imprescindible Eden Lake (James Watkins, 2009) y un actor británico en alza- y la reivindicación que se hace de la figura del líder; alguien que se hace indispensable en un conflicto, capaz de marcar las pautas a seguir al tiempo que sabe demostrar un alto grado de asertividad y empatía. La figura de Becky no sólo es lo mejor de la película, también ese rol que la sociedad, en constante progresión conformista y alineada, necesita para salir a flote.

tower_block2_zps44dae24d

Detalles como la increíble puntería del francotirador o el no tomarse el tiempo necesario para presentarnos a los personajes -algo que impide empatizar con los mismos-, se compensa con lo coherente de su planteamiento, su agradable regusto a thriller… y con la esperanza de que esta pareja de directores logren atinar la puntería -nunca mejor dicho- en su siguiente trabajo. No es que Tower Block sea un desastre: es que, simplemente, se esperaba más.

Anuncios

Un pensamiento en “Tower Block

  1. Yo estoy en muy buena parte de acuerdo contigo: se esperaba más, efectivamente. Pero lo que hay tampoco es para demonizarlo, jaja. Es más, estoy muy de acurdo en los puntos en contra que comentas. Coincido contigo esa falta de tiempo para presentar a sus personajes y que ello ayude a empatizar al espectador con ellos. Una de las claves del “sufrimiento” (sea la peli thriller, terror, drama o lo que sea) es que puedas identificarte mínimamente con las historias de los personajes. Aquí es cierto que se dan pequeños esbozos de cada uno pero por el tipo de historia creo que la peli invitaba a profundizar un poco más en ello. Todo se queda al final en un afortunado ejercicio de suspense (que no brillante).

    Eso, la forma de ser ejecutado es lo que creo que le da cierto caché. En unos tiempos en que el thriller abusa de los espacios comunes y de ciertas escenas rutinarias harto previsibles las circunstancias en la que acontece la historia (ese edificio con un sólo piso de inquilinos).es lo que la da, bajo mi punto de vista, cierto atractivo. También que los personajes sea de muy distinta índole pero, como hablábamos, todo se queda en el mero ejercicio de género.

    Estoy de acuerdo contigo, en el fondo, nada es sorpresivo y estimulante sólo a ratos. Hay una buena técnica al contar la historia pero la forma en como va progresando sí que es algo rutinaria.

    No me gustó nada esa moralina del final (de hecho odio las películas con moralina). Prometía ser una buena película con ese trasfondo de denuncia que comentas pero creo que al final todo se queda (de nuevo) en ese ejercicio de suspense (de buen suspense)..

    Sobrevalorada sí, pero admirable en su intención de hacer algo diferente y en su misma ejecución. Lo malo es que las pelis, para mi gusto, no sólo han de quedarse en buenas formas; hay que darles un buen trasfondo que le den relieve. Y aquí, como dices, está desaprovechado. Aunque te haré una confesión, la disfruté ;D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s