School Killer

Aviso a navegantes -o debería decir, más bien, cinéfilos-: School Killer  (2001) no es una buena película. Lo cual no quiere decir que tampoco sea mala o, por lo menos, no tan mala como aparenta. Tras disfrutarla, me viene a la mente la figura del recientemente fallecido e infravalorado Jesús Franco, autor de más de 200 películas, mundialmente famoso -películas eróticas aparte- por sus producciones de terror de bajo presupuesto. Pues bien: esta cinta de terror juvenil, firmada por el novel Carlos Gil, presenta varios paralelismos con muchas de las obras de Franco, en las que también confluyen el miedo a lo desconocido, la lucha por sobrevivir o la mera amenaza física del asesino. Es patente la voluntad de Gil por homenajear no sólo la figura de dicho director, sino a toda la serie de títulos de slasher que vivieron una edad dorada en la década de los 80 en Estados Unidos, como Viernes 13 (Sean S. Cunningham, 1981), en la escena en la que una de las parejas protagonista muere justo en pleno acto sexual, cual Kevin Bacon en Cristal Lake o, sin ir más lejos, su propio título. 

SchoolKillerDVDRipbyjose1969exploradoresp2pavi_snapshot_000325_20130328_123404

Desconozco si parte del equipo técnico -incluidos los actores- reniegan de esta película, pero no me extrañaría: sus carencias son tan notables que es difícil salvarla de la hoguera. Sin embargo, sería injusto reconocer que la película me ha entretenido y, a tenor de las críticas que había leído previamente, me la esperaba mucho peor. School Killer me ha hecho pasar un buen rato -que, traducido al cine de terror, significa que no he estado en ningún momento cómodo-, por lo que atesora un aspecto fundamental de no resultar aburrida. Cierto es que no está confeccionada para pasar a la historia, y que su ambición -temática, técnica, argumental- es realmente escasa, pero la suficiente para que su escasa hora y media se pase volando, y eso de que el planteamiento está tan trillado que nos lo sabemos de memoria. A saber: un grupo de jóvenes que deciden organizar una fiesta en un antiguo y apartado colegio abandonado, sin saber -o eso parece- de que 27 años atrás alguien asesinó, uno a uno, a quienes tuvieron la misma idea. La ciudad está alejada, las ruedas del coche están pinchadas y la única salida parece ser -¿para qué salir corriendo?- enfrentarse a él. A partir de este planteamiento, la película discurre por meandros cada cual más inverosímil, pero altamente eficaces a la hora de generar tensión. Sí, quizá se abuse de los efectos de sonido para producir esta sensación pero, francamente, ¿qué película de terror no lo hace? Lo que ya es más discutible es su grave problema de iluminación, por mucho que la película transcurra en su totalidad de noche. Hay escenas muy conseguidas que se van al traste porque no están bien iluminadas.

Lo que más me ha llamado la atención de School Killer es la cantidad de caras conocidas -aunque por esas fechas algunas no fuesen muy populares- del reparto: Itziar Miranda, Olivia Molina, Manuela Velasco -en su primera incursión el género de terror, tras quedar consagrada con Rec (Jaume Balagueró & Paco Plaza, 2007)- o Carmen Morales. Muchas estaban empezando en esto de la actuación y, aunque haya quien las tache de sobreactuadas, para mi gusto no desentonan. Pero, sin duda, la gran sorpresa del film es el mítico Paul Natschy, un icono del cine de terror, especialmente por sus interpretaciones del hombre lobo. El reconocido actor, premiado en 2001 por Juan Carlos I con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, se pone en esta ocasión en la piel del asesino. A través de una creación poderosa,  consigue mantener en vilo al espectador y poner en marcha el clásico juega del ratón y el gato con los protagonistas; un macabro experimento desarrollado en un escenario real, el enigmático Sanatorio La Tablada de Madrid, lo cual confiera a la obra una atmósfera y una ambientación nada impostada, absolutamente real. Además, otro de sus puntos fuertes es el hecho de transcurrir en dos épocas diferentes -atención al flashback de mitad de la película, el tramo más interesante-. 

SchoolKillerDVDRipbyjose1969exploradoresp2pavi_snapshot_011457_20130328_123509

School Killer en ningún momento se amilana por sus bajos medios o escaso presupuesto y se muestra consciente de sus métodos caseros, como se desprende de sus referencias a El proyecto de la Bruja de Blair (Daniel Myrick & Eduardo Sánchez, 1999). La cinta habla con efectividad de temas tan inquietantes como el pánico a sufrir ante una amenaza desconocida o de la capacidad de un puñado de jóvenes , superados por las circunstancias de un entorno peligroso, para reaccionar y reponerse ante la adversidad. Que sí, que sé que nado a contracorriente y que algunos le parecerá justificar lo injustificable, pero creo que los seguidores del cine de terror -para quiénes está hecha, única y exclusivamente la película- no se la pueden perder. El resto, ni se acerquen. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s