Última sospecha

A pesar de su envoltorio de telefilm de sobremesa y de su temática mil veces explorada, he de confesar que Última sospecha (Daniel Sackheim, 2001), me ha gustado. Está claro que no es un gran película y que su lista de carencias es bastante extensa, pero sería injusto reconocer que ha conseguido entretenerme sobremanera y ha logrado que no mire el reloj durante sus más de 100 minutos. El productor y director de series americanas como Ley y Orden o House, dio el salto a la gran pantalla con una película que puede que no haya despertado grandes simpatías por la crítica, pero que tampoco es el fiasco que muchos vaticinan. Última sospecha se apoya en una trama que no es precisamente el colmo de la originalidad -tras el fallecimiento de sus padres en un accidente de tráfico, dos hermanos adolescentes, Ruby (Leele Sobieski) y Rhett (Trevor Morgan) pasarán a vivir con sus tutores, unos antiguos vecinos cuyos primeros indicios los involucran directamente en dicha tragedia- y que algunos la achacarán al más simple folletín, pero al mismo tiempo engancha y es adictiva. El director dota de ritmo un trabajo que va de menos a más, dotado de un aumento progresivo de la tensión, hasta desembocar en un desenlace tan impactante como efectivo. 

ultima_sospecha_2001_1 (1)

El espectador no tarda en solidarizarse con Ruby, la protagonista de la función, que será la que investigue todo el misterioso entramado de sus tutores. Ella se erige como la pieza vital para que la película desprende ese mensaje, quizá involuntario, de unidad familiar, de hasta qué punto comenzamos a valorar la familia justo en el instante en la que la hemos perdido. Así, somos testigos de la indefensión de dos hermanos que deberán madurar antes de tiempo, quizá porque no tienen a nadie que les saquen las castañas del fuego. Hay que reconocer que Sobieski no sólo no desentona en su rol principal -el cual incluso se debate entre la realidad y la fantasía, confundiendo por instantes al espectador-, sino que consigue un aprobado alto en una película en la que el resto del reparto también está a la altura, por mucho que Diane Lane nunca se termine de lucir. 

En el apartado técnico hay que destacar su eficiente dirección, nítida fotografía y su notable puesta en escena, sobre todo en el apartado de diseño de interiores. La espectacular casa, laberíntica y compleja, funciona, en este sentido, como un protagonista más de la película. Sackheim demuestra desenvolverse en ella con naturalidad, creando ese clima de tensión que va in crescendo en la producción, hasta estallar en unos veinte minutos finales intachables; un tramo final de alto voltaje en la que destaca una carrera de coches donde se demuestra que el nivel de producción de la película es bastante superior al de este tipo de títulos. Además, remata la faena la partitura de uno de los mejores compositores de la historia del cine y una de mis debilidades: Christopher Young, que ayuda a crear esa atmósfera desasosegante en la que se desarrolla el relato, lo que puede incluso contentar no sólo a los amantes del cine de suspense, sino también a los seguidores del género del terror. 

glasshouse[1] (1)

El conjunto final puede que quede lastrado por su previsibilidad -el título en español, desde luego, no puede ser más inapropiado-, pero termina con un aprobado alto gracias a alimentarse de algunos de los elementos más reconocibles del thriller psicológico, como el uso enfático del sonido, el (tradicional) susto final, un malo lo suficientemente carismático -Stellan Skarsgard- y unos giros de guión hábilmente distribuidos. En definitiva, una película que no pasará a la historia, sin  grandes pretensiones, que no obliga a pensar en el espectador -algo que, de cuando en cuando, se agradece- y que asegura hora y media de -inquietante y bien rodado- entretenimiento. Eso sí: prescindir por completo de su infumable segunda parte, cuyo nivel de calidad brilla por su ausencia. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s