Grupo 7

En Grupo 7 (2012), Alberto Rodríguez recupera el espíritu de otra de sus grandes obras: 7 vírgenes (2005), al desarrollar la trama dentro de ese circuito de barrios obreros y marginales del sur de España. En su quinto largometraje el realizador sevillano nos traslada a su tierra natal -tras haberse revelado como uno de los grandes de nuestra industria con títulos como After (2009) o con la citada película encabezada por Juan José Ballesta-, elaborando un complejo retrato de esa Andalucía cañí y castiza que caracterizó a finales de los años 80 unas tierras infectas de criminalidad y delincuencia. La base argumental de la historia, inspirada en hechos reales, está encabezada por un grupo de policías situados al margen de la ley. Se hacen llamar Grupo 7 y su objetivo pasa por limpiar las calles de Sevilla de todo tipo de maleantes para que la próxima celebración de la Expo universal de 1992 se pueda desarrollar sin incidente. Sus actos, en efecto, resultarán tan políticamente incorrectos como poco ortodoxos , situándose en la línea del todo vale y aplicando la cuestionable filosofía de que el fin siempre justifica los medios. 

Como ya se ha apuntado, la ambientación es el gran punto fuerte de la película: el gran trabajo de producción no sólo pasa por la recreación de una época, sino por plasmar en la gran pantalla esa realidad de descampados, humedades y miseria que eran habituales no sólo en los barrios colindantes de Sevilla, también en las entrañas de una ciudad que, a todas luces, se antoja exenta de normas y complejos. Es patente que el director conoce de primera mano el drama que está narrando, mostrándose firmemente comprometido con ello y desplegando una mirada (excesivamente) grisácea con su tierra natal. Los esfuerzos en este sentido, junto con la sucia fotografía, son notables, y junto con las trepidantes y trabajadas escenas de acción -los cinco primeros minutos de metraje, rodados con el mismo brío y determinación que el resto de este tipo de secuencias, son de infarto-, constituyen lo mejor de una producción en la que la denuncia social nunca dejar de estar en un primer plano. Así, en medio de un trama algo monótona y falta de atractivo, conviene quedarse con el mensaje que subyace a lo largo del film: una feroz crítica a un sistema corrupto -perfectamente exportable a nuestros días- y, lo que es peor, a unos órganos de poder (principalmente policiales) que lo respaldan.

El problema de Grupo 7 es que, a pesar de su frenético comienzo, se hace difícil explicar cuál es la historia que el director nos pretende contar más allá de hacer un retrato, más o menos fidedigno, de este grupo de inhumanos policías. Cierto es que hay, como ya hemos apuntado, gran carga de crítica social, pero este hecho aislado se antoja insuficiente para sostener 90 minutos de metraje. El resultado es tan frío y se antoja tan repetitivo que aleja al espectador de sentir cualquier tipo de emoción auténtica con un relato muchas veces carente del atractivo suficiente y aquejado de una falta importante de fascinación que se le debería exigir a una película con tan altas dosis de acción como esta. Otra de los aspectos que no me han gustado ha sido lo desaprovechado que está el personaje de la refrescante Inma Cuesta (La Voz Dormida -Benito Zambrano, 2010).

No obstante, la dirección funcional del director y la fuerza de sus intérpretes –Antonio de la Torre pinta (acento incluido) admirablemente bien a su personaje y un correcto Mario Casas consiguió ganarse el respeto de una crítica que hasta entonces no lo había terminado de ver con buenos ojos-, sostienen una película que también nos regala algunas escenas emblemáticas como el momento en el que Ángel (Casas), pistola en mano, grita eso de: “¡Somos el Grupo 7!”, o el propio fotograma final, toda una declaración de intenciones a la hora de invitar a la reflexión moral, que parece que es lo que verdaderamente ha movido al director a rodar esta película; un director que parece empeñado en cultivar una filmografía tan sólida como comprometida con la realidad social de su país. 

Anuncios

4 pensamientos en “Grupo 7

    • Çomento el aspecto que señalas en mi crítica: el comienzo es trepidante, pero lo que podría haber sido un gran cinta de acción y de denuncia termina siendo una más del montón..aunque ligeramente superior a la media. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s