Skyfall

Skyfall (Sam Mendes, 2012), la confirmación de que, a sus 50 años, el espía británico sigue en plena forma, pone de relieve, además, lo bien que le sienta el nuevo siglo al legendario espía británico. 007 vuelve por la puerta grande con la película más ambiciosa y espectacular de la serie, mostrando fidelidad absoluta a máximas como la de no aburrir en ningún momento o el de proporcionar las dosis de adrenalina suficientes con el fin de satisfacer tanto a los seguidores de la saga como a los que no. Mendes respeta el arquetipo del mítico personaje creado por Ian Fleming -gadgegts, chicas guapas, persecuciones… o el propio sex-appeal que desprende el personaje-, pero adaptándolo a los nuevos tiempos; en Skyfall la tecnología tiene más peso que nunca, no sólo dentro de la propia trama, sino también en cuanto a la factura técnica del film. Y es que, no nos engañemos, en una cinta de estas características, los efectos especiales son de vital importancia y el director es plenamente consciente de ello, pues filma la película más trepidante de las 23 entregas. 

Pero la elogiable fidelidad a los parámetros clásicos de este mito cinematográfico no es siquiera la mayor virtud de un film rodado con mano maestra y con grandes muestras de precisión y rigurosidad. El Bond de Mendes, de aliento mítico, no sólo no atrofia el músculo de la adrenalina, clara seña de identidad del legendario espía, sino que lo potencia y lo eleva más de lo que ningún otro director haya sido capaz. El cineasta, al que muchos sorprendió su elección debido a su escasa experiencia en cintas de acción, demuestra saber manejar un film de colosales proporciones, presumiendo de una dirección de actores y una puesta en escena que ya quisieran para sí muchos de sus compañeros, haciendo además un auténtico ejercicio de precisión, de metralla cinematográfica. Asimismo, su versión del personaje incluye los títulos de crédito más sofisticados de toda la serie, con la oportuna colaboración de la británica de referencia Adele interpretando el conmovedor tema Skyfall.

Si es verdad la filosofía que reza que la grandeza de una obra de James Bond es directamente proporcional a la categoría de su villano, no cabe duda que Skyfall, entonces, es enorme. La absorbente interpretación de un Javier Bardem en todo su esplendor en la piel del pérfido Raoul Silva, es absolutamente terrorífica -el brillante plano secuencia con el que se nos presenta compensa que tengamos que esperar hasta la mitad de metraje para disfrutar de su presencia- , llegando a evocar por momentos al mismísimo Anthony Hopkins de El silencio de los corderos (Jonathan Demme, 1991) e, incluso, la extraordinaria creación de Heath Ledger en la piel del Jocker en El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008). Pero la influencia que ejerce el trabajo de Nolan en Skyfall va más allá de la similutd entre sus dos villanos, también es palpable por la cantidad de paralelismos que presentan sus roles principales -tanto Batman como el Agente 007, huérfanos y lastrados por una infancia traumática, aparecen completamente humanizados en dichas producciones – y, sobre todo, en el tono oscuro y sombrío con el que está filmada esta nueva aventura, desmarcándose del resto en este aspecto. También destaca una Judi Dench que adquiere más protagonismo de lo que nunca tuvo en los 17 años que lleva interpretando a M, en un trabajo que huele a Oscar.

No menos destacable es el papel del propio Daniel Craig que no sólo hace olvidar al que hasta ahora era el mejor James Bond de la serie -Sean Connery-, sino que incluso lo supera. Y es que Craig representa todo lo que el espía debería ser: atractivo, seductor, ingenioso, mordaz, sarcástico y, siendo sinceros, nadie luce el esmoquin mejor que él. El hecho de que siempre permanezca impoluto y con un inmejorable aspecto físico inmediatamente después de protagonizar escenas en las que se debate entre la vida y la muerte no sólo no pone en jaque la suspensión de la credibilidad del espectador, sino que es un gran punto a favor de una película que ha sabido entender el espíritu con el que Fleming dio vida a un personaje situado más cerca de lo inmortal -como bien refleja el prólogo, un claro homenaje a Sólo se vive dos veces (Lewis Gilbert, 1967), en una película que también rinde tributo a títulos como Sólo para sus ojos (John Glen, 1981) o Desde Rusia con amor (Terence Young, 1963)- que del típico agente de carne y hueso. Así pues, resulta inútil tomarse excesivamente en serio una película que ni ella misma, concienzudamente, parece hacerlo. 

En definitiva, da igual que el argumento no sea ninguna maravilla o que su final quede demasiado estirado: Sam Mendes logra que no se agote el combustible a lo largo de sus casi 150 minutos de metraje, hipnotizando desde su vibrante secuencia inicial en Estambul hasta un final que, por conmovedor, sorprenderá incluso a los fans más acérrimos de la saga -y que revela que Skyfall es demoledora en todos los sentidos, también en el emocional-, además de suponer uno de los mayores puntos de inflexión de la misma. Al igual que esos Martini que también pululan por la producción, Mendes nos sirve la exquisita Skyfall en el envoltorio más elegante posible, dejando al espectador con ganas de más. Y Bond volverá porque, como bien ha quedado demostrado, el mito sigue más vivo que nunca. 

Anuncios

2 pensamientos en “Skyfall

  1. Destaco: el tema interpretado por Adele y la caracterización de Bardem. Me sorprendió gratamente!
    Desde Casino Royale me declaré fan del 007 Daniel Craig, que por muchos años nos alegre la vista este pedazo de hombre!!! 😉

    • Cinta, qué alegría volver a leerte por estos mundos! Llevas razón: tanto el tema principal de Adele, “Skyfall”, y la creación de Bardem son dos de los puntos fuertes de la película. Y Daniel Craig…opino como tú, hace olvidar al mismísimo Sean Connery. Vamos, un peliculón en mayúsculas!!
      Un abrazo !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s