Operación Trueno

El director Terence Young todavía debe estar arrepintiéndose de haber abandonado la saga del Agente 007 tras sus dos primeras películas, a pesar de que volvería a retomarla con Operación Trueno (1965), la cuarta aventura. Y es que su homólogo Guy Hamilton consiguió con James Bond contra Goldfinger (1964) una de las cintas más redondas de la saga y una de las más queridas por los fans. Y, aunque Young tiró de talonario para poner en marcha esta nuevo proyecto, el resultado es una de las entregas más decepcionantes de la serie. Si que es cierto que Operación Trueno no tuvo reparos en lo referido al presupuesto, hasta el punto de considerarse una de las más firmes predecesoras del concepto de blockbuster que adquiriría su plena dimensión a partir de los años 70, pero esto no hizo sino demostrar que un alto coste no lleva implícito una mayor calidad. Porque, aunque sus escenas de acción y sus efectos especiales se sitúan por encima de todo lo visto hasta entonces en la era Connery, el film queda lastrado por una duración excesiva, un ritmo tedioso y un argumento, de tan enrevesado, casi incomprensible.

Basada en la novela Thunderball, escrita por Ian Fleming en 1961, Operación Trueno, que en un principio iba a ser la primera de las aventuras en ser filmadas del agente con licencia para matar -puesto que acabaría recayendo en James Bond contra el Dr. No (Terence Young, 1962) debido a problemas legales entre los guionistas y el escritor original-, narra la historia de Spectra, una organización secreta que roba dos cabezas nucleares con la intención de lanzarlas contra Inglaterra o Estados Unidos si no se le proporciona una ingente cantidad de dinero. James Bond deberá resolver este caso con toda la astucia que le caracteriza, aprovechando para sacar a relucir su lado más humano y menos glamouroso. Sin embargo, después de habernos presentado un antagonista de la talla de Goldfinger, Emilio Largo (Adolfo Celi) no termina de cuajar, hasta el punto de resultar ridículo en su caracterización, parche en el ojo incluido. Por otro lado, también es imperdonable la nula química que establece Bond con una de las aliadas de Largo, Domino (Claudine Auger), a pesar de protagonizar con ella esas escenas pasadas por agua en las Islas Bahamas que se sitúan entre lo mejor del film -la escena de ambos saliendo del agua evocan a la Ursula Andress en la primera de sus aventuras-. 

Aunque no contiene el factor sorpresa de sus predecesoras, Operación Trueno puede presumir de unos revolucionarios y oscarizados efectos especiales -el segundo Oscar que atesoraba una película de James Bond, tras el conseguido por James Bond contra Goldfinger a los mejores efectos de sonido-. Sus escenas acuáticas supusieron un punto de inflexión no sólo en las aventuras del personaje creado por Fleming, sino en la historia del cine. Young se manejó bajo el agua con precisión, demostrando lo gran director que era -a pesar de que hace un uso abusivo de ellas-, incluso cuando hay de por medio tiburones; precisamente, las famosas escenas con escualos pudieron servir de inspiración a Steven Spielberg para poner en marcha una de sus más incontestables obras maestras y uno de los blockbuster antes mencionados: Tiburón (1975). Además, no hay que pasar por alto el gran impacto social que cosechó la película, puesto que no sólo popularizó la práctica de buceo, sino el resto de actividades submarinas en Estados Unidos, país donde la película cosechó un gran éxito. 

Con todo, lo más subrayable del film es, por encima de la nueva aparición del mítico Aston Martin DB5 -tras hacerlo en la anterior entrega-, la presencia de Sean Connery, que volvió a demostrar una vez más que nadie como él para dar viva al famoso espía británico. Por encima de defectos y virtudes, el film aprueba de forma más o menos holgada, ya que respeta el espíritu original de la saga y vuelve a cumplir -aunque sí que es verdad de forma más ajustada que en el resto de ocasiones- el principal propósito con el que vio la luz James Bond: entretener. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s