Los cazafantasmas

Hay cintas que, el hecho de no aportar nada nuevo a su género, no es inconveniente para que puedan ser vistas con deleite y conserven su frescura con el paso de los años. Los cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984) es una de estas películas: a medio camino entre la ciencia-ficción, el terror y la comedia, este clásico de los 80 acerca de tres expertos en parapsicología que deciden montar una empresa para fumigar la ciudad de Nueva York de cualquier presencia paranormal y ectoplasmas, es una pieza que treinta años después adquiere gran valor nostálgico. Con un buen puñado de dosis de humor negro, agradables pinceladas de ironía y un carácter amable, sin pretensiones, Los cazafantasmas encandiló tanto a pequeños como a mayores, además de demostrar, a la larga, que es una de los films que mejor soporta el transcurso del tiempo y uno de los grandes exponentes del cine familiar. Da igual que sus efectos visuales -muy avanzados para la época, hasta el punto de recibir una nominación al Oscar- hoy nos parezcan arcaicos y desfasados o que su argumento se mueva entre lo infantil y ridículo. Lo que hace grande a esta película es que en ningún momento se toma en serio a sí misma, por lo que hay que disfrutarla como lo que es: una eficaz auto-parodia de películas de temática similar. No es casualidad, pues, la cantidad de obras que aparecen homenajeadas a lo largo de su metraje, desde El exorcista (William Friedkin, 1973) hasta Batman (Leslie H. Martinson, 1966), pasando por Alien el 8º pasajero (Ridley Scott, 1973).

Ésta última quizá sea a referencia cinéfila más implícita gracias a la inclusión nada casual en el cast de una Sigourney Weaver, ya consagrada años atrás con este clásico, y que aquí desempeña un doble papel con el que se luce y vuelve a demostrar lo gran actriz que es. Junto a ella, el otro gran acierto del reparto es un divertidísimo Bill Murray, en el papel del mujeriego Dr. Peter Venkman, el líder de Los cazafantasmas. Tanto Weaver como Murray son las dos caras más visibles de un reparto bastante icónico que destila complicidad y, sobre todo, comicidad. Para prueba todos los momentos protagonizados por la secretaria de los Cazafantasmas o por la ya emblemática Guardiana de la puerta, verdaderamente hilarantes.

La película puede presumir de una primera hora excelente, muy fluida y entretenida, pero se desinfla en la última media hora para volver a alzar el vuelo en los últimos minutos pertenecientes a la lucha definitiva con ese iconográfico y gigantesco muñeco blanco del final. En líneas generales, por tanto, el director mantiene el pulso narrativo a lo largo de casi todo el relato y consigue no aburrir al espectador, mostrándose especialmente hábil en retratar el proceso por el cual este trío de “profesionales” pasan de ser unos perfectos desconocidos a ser unos auténticos héroes de la Gran Manzana, jaleados y reconocidos. Todo ello contribuyó, sin duda, a que pasase a ser una de las cintas más taquilleras de la década, hasta el punto de que no sólo dio pie a una serie de dibujos animados inspirada en ella, sino que además se puso en marcha una secuela con prácticamente el mismo elenco protagónico, aunque sin el desparpajo, ni el toque extrovertido, ni la característica puesta en escena que hicieron de la primera entrega un título de culto. 

Otro de los bastones sin los cuales se hace muy difícil hablar de Los Cazafantasmas, es su pegadiza banda sonora -nominada al Oscar a la Mejor Canción Original-, de resonancias épicas y tono heroico, que no tardó en convertirse en el auténtico emblema de la película y ante la que es imposible quedar impasible. Hoy, resulta recomendable hacer el sano ejercicio de revisar esta surrealista historia y descubrir por qué sigue manteniendo intacto su espíritu, ese que contribuyó a hacer de los 80 una época tan cinematográficamente inolvidable. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s