Cantando bajo la lluvia

Cuando los hijos del mítico director de cine Antonio Mercero recogieron el Goya de Honor a su padre en la XXIV Gala de los Premios de la Academia, dejaron en su discurso una frase para la posterioridad: “La única cosa que tiene el alzhéimer es que puedes ver 500 veces ‘Cantando bajo la lluvia’ como si fuera la primera vez”Titular que alguien sólo puede entender cuando finaliza el primer visionado del que quizá sea el mejor musical de la historia del séptimo arte y  descubre de primera mano que pocas películas hay que desprendan tanta jovialidad, optimismo y ganas de vivir como la dirigida en 1952 por Stanley Donen y Gene Kelly. Brillante ejercicio de fusión de comedia y musical, el gran mérito de Cantando bajo la lluvia es su insólita virtud de gustar a los que incluso detestan este género cinematográfico, quizá por su alegría contagiosa, por no anteponer los números musicales al guión (algo que desgraciadamente sucede en algunos títulos, como FlashdanceAdrian Lyne, 1983-) y, sobre todo, porque estamos ante la simbiosis perfecta de un sólido argumento, una puesta en escena deslumbrante y una banda sonora insuperable. Al final, lo que quedan son las ganas de saltar por las aceras, chapotear en el agua y colgarnos de las farolas como hacía ese iconográfico Don Lockwood (Gene Kelly) mientras canta, paraguas en mano, ese Singin´in the Rain que, además de dar título al filme, es la actuación que más ha quedado para la posterioridad del mismo.

El relato comienza con uno de los acontecimientos más relevantes del año 1927: el estreno cinematográfico El truhán real, calificada como la película clave de dicho año y protagonizada por la pareja de moda del cine mudo: Lina Lamont (Jean Hagen) y Don Lockwood. Éste último aprovecha el evento para mirar a cámara y hacer un repaso por su carrera profesional, llevaba a cabo en compañía de su amigo Cosmo Brown (Donald O´Connor) y marcada por su relación con la aún desconocida actriz de teatro Kathy Selden (Debbie Reynolds), de la que no tardará en enamorarse, a pesar de que su primer encuentro, esa tronchante discusión en la que ella se muestra a favor del cine sonoro y él no, diste mucho de la perfección. Ambos llegan a formar juntos una pareja artística musical que se verá ensombrecida por la propia presencia de una celosa y extravagante Lamont, incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos que nacen en Hollywood, sobre todo por su incómodo timbre de voz. La culpable de ello es “El cantor de jazz”, una película calificada por los productores de la época como “la sensación del año” por su condición de sonora, por lo que los pesos pesados de la industria se dan cuenta de que el público quiere más películas habladas. Cantando bajo la lluvia, por tanto, es un fiel retrato de la transición entre el cine mudo y el sonoro, algo que, junto con su característica de cine dentro del cine, remite a películas como The Artist (Michel Hazanavicius, 2011) o El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950). De esta forma, en la obra son palpables aspectos típicos como la rivalidad entre las star-system de la Meca del Cine, las entrañas de los decorados, los entresijos de los efectos especiales o la necesidad de recurrir a profesoras de dicción por la irrupción del cien sonoro, aspectos que ayudan a definir su condición de sátira del mundo de cine, además de poder considerarse a la película de pieza de gran valor histórico y testimonial.

Con un repertorio de deliciosas canciones como la pegadiza “Good Morning”, la espectacular “Broadway Melody” –cuya parte protagonizada por Kelly y Cyd Charisse se consideró de alto contenido erótico en la época, llegándose a recortar– y la desvergonzada “Moses Supposes” -con los dos actores protagonistas bailando claqué frente a su perpleja profesora de voz-, quizá a Cantando bajo la lluvia se le pueda reprochar una aglomeración de números musicales, algo más notorio en la segunda mitad de la obra, donde el hecho de llegar a ofrecerse éstos sin mediación de diálogo hace que este fragmento pierda flujo e interés narrativo. De todas formas, mi número favorito es “Make ‘em Laugh”, ya que además de ser uno de los más logrados y divertidos, es el que mejor resume el espíritu de una película que busca en todo momento la risa amable por parte del espectador -a pesar de que durante el rodaje el ambiente fuese bien distinto, ya que Kelly trató tan mal a sus compañeros que en el estreno de la cinta les pidió disculpas-. Fue tal el sacrificio físico de O´Connor en esta secuencia que tuvo que ser hospitalizado al terminar de rodarla.

A pesar de que a la crítica del momento no le entusiasmó especialmente la película -hecho por el que tan sólo fue nominada a los Oscar de Actriz secundaria (Jean Hagen) y Banda sonora-, el tiempo fue el encargado de que Cantando bajo la lluvia, esta obra maestra, ocupase el lugar que merecía entre los clásicos del cine. Ahora sólo falta que Antonio Mercero vuelva a disfrutarla. 

Anuncios

2 pensamientos en “Cantando bajo la lluvia

  1. Me sorprende que nadie haya comentado esta película!
    Cuando empecé a ver clásicos del cine, ésta fue mi primera elección, Y la verdad, no me decepcionó! Completamente de acuerdo contigo, la escena musical de “Make ‘em laugh” merece una mención especial!
    Y qué decir de Gene Kelly…me quedé embobada: qué guapo era! Un gentleman bailando y cantando! Es una cinta imprescindible!

    • A mi también me sorprende que no la haya comentado la gente, sobre todo sabiendo que se trata del que quizá sea el musical más famoso de la historia del cine! Hay tantos momentos…que no me puedo quedar con uno. Una peli para volver de vez en cuando…! Y gene Kelly…palabras mayores!! Rodó la famosa escena de la lluvia con 39 de fiebre…por cierto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s