Yo, también

Todos los años, el 21 de Marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, una ocasión especial para recordar a las personas afectadas con esta discapacidad. Y lo cierto es que, aunque este colectivo cada vez está más integrado en la sociedad -gracias sobre todo a la adaptación de un método de aprendizaje y a un clima de aceptación generalizado- aún existen muchos prejuicios entorno al asunto. Yo, también (Álvaro Pastor & Antonio Naharro, 2009) no sólo los desmonta todos y cada uno de ellos, sino que además refleja los impedimentos a los que todavía tienen que hacer frente estos discapacitados. Daniel (Pablo Pineda), el primer licenciado europeo con síndrome de Down, empieza a trabajar en la administración pública en Sevilla, donde conoce a su compañera Laura (Lola Dueñas). Con el paso de los días, ambos comienzan a entablar una relación cada vez más profunda que despierta la atención de sus compañeros de trabajo y familia; relación que se complicará en el momento en el que Daniel confiese a Laura que se ha enamorado de ella…

A medio camino entre el largometraje y el género documental, el tándem Pastor & Navarro -subvencionados por todas las televisiones autonómicas de España, así como por varias Consejerías de Igualdad- narra esta historia de dos inadaptados sociales (Daniel debido a su enfermedad y Laura por su traumática infancia) en la que, por encima de todas las cosas, reivindican el derecho a amar del ser humano. Curtidos en el mundo del cortometraje (donde ya exploraron el tema del Síndrome de Down en Uno más, uno menos, imprescindible), los directores consiguen en su opera primera desarrollar una arriesgada historia en la que se refleja cómo es el día a día de un discapacitado de este tipo y la marginación a la que todavía tiene que hacer frente (“Aquí no se puede estar, esto no es sitio para ti”, asegura un portero de discoteca prohibiéndole la entrada al local, en el quizá el mejor paradigma de este hecho junto con la frase que le dice la propia Laura al conocerlo: “Hola, te has perdido, ¿has venido solo o con tus padres?”). Pero, por encima de todo, Yo también es un ejercicio en la que se refleja de la mejor de las maneras -sin estridencias, con infinito tacto- la capacidad de amar de esta personas, sustentándose en ese principio de que los polos opuestos se atraen, dejando entrever cómo dos personas de mundo ajenos -incluso en el número de cromosomas- pueden sentir algo más que afecto el uno por el otro. Pueden incluso ser la solución a su malograda existencia. Hecho, no obstante, no exento de polémica: “¿Qué chica medianamente normal se interesaría por un chico como Daniel?“, le pregunta la madre del joven a su marido, que no duda en responder: “¿No querías un hijo normal? ¡Ahí lo tienes!“, en el que es uno de los diálogos más memorables del film.

Producida por Julio Medem, la película acierta al estar dirigida mediante la técnica cámara al hombro, con una cámara inquieta que en todo momento barniza la obra de ese aire realista que tan fácil conecta con el espectador. También son constantes el uso del enfoque-desenfoque, con el que juegan en todo momento los directores, así como de un permanente uso de los primeros planos -a veces, eso sí, un tanto excesivos-. Asimismo, también merece la pena destacar ese ritmo ágil de la cinta, debido sobre todo a unos planos, en su mayoría, de breve duración, muchos de tan sólo unos segundos, que contribuyen a esquivar cualquier atisbo de aburrimiento. Para finalizar, subrayar también la impresionante labor de los dos actores principales, una magnífica Lola Dueñas y un espléndido Pablo Pineda, capaces de levantar por sí solos una película tan valiente como atrevida. Su labor se vio recompensada con ambas Conchas de Plata en el Festival de San Sebastián. Además, la película se hizo con el Goya a la Mejor Actriz y a la Mejor Canción – “Yo, también”, de Guille Milkyway-, premiando de esta manera también a una de las mejores bandas sonoras del cine español de los últimos años.

Con unos planos para el recuerdo (ese eufemístico tablero de ajedrez al comienzo de la película), la historia de amor entre Laura y Daniel, a pesar de su aparente inconsistencia, queda más que justificada gracias a esa eficaz radiografía de ambos personajes. Así, mientras ella ve en su nuevo compañero de trabajo una forma de sentirse querida, de llenar su infinito agujero interior (“me he acostado con muchos hombres, pero nunca he hecho el amor”), Daniel adora a esa mujer porque, según sus propias palabras, “es la primera vez que alguien me ha hecho sentir normal”. Ella, en un alarde de ingenio, de brillantez de guión, le contesta algo que se convirtió en la frase promocional del film: “¿y para qué quieres ser una persona normal?”. 

Siguiendo la estela de películas como Yo soy Sam (Jessie Nelson, 2001) o la más reciente Anita (Marcos Carnevale, 2009), Yo, también es cine social que pretende, de una vez por todas, derribar todas las barreras que aún existen en el mundo que vivimos -la mayoría morales-, buscando la inclusión social de esas minorías tan poco visibles como necesarias en una sociedad democrática. Una película en la que, mientras esos fuegos artificiales de fin de año cobran el significado del más bello de los milagros, nos recuerda que en muchas ocasiones los discapacitados no son estos seres de trastorno genético, de rostro característico, sino todos y cada uno de nosotros. 

Anuncios

4 pensamientos en “Yo, también

  1. decirte que acabo de.ver.tu peli!! y he venido.corriendo.a.leer.tu critica!!magnifica!! podrias explicarme.q.sognifica el cambio.de look en la.pelicula.de lola.dueñas?? q x cierto menos mal q de tinta. la.pelicula.drja.a.enterder q su padre a abusaba de.ella,o eso he entendido yo!! 🙂 espero tu respuesta y muchas gracias x tu blog,tus.peliculas y x hacernos pensar!!muack!!

  2. Araceli!! Me encanta que te haya gustado la crítica, pero aún más la película! Es una peli obligatoria del cine español, valiente y arriesgadísima. Y la jugada salió redonda. El cambio de look de Lola Dueñas no tiene otra explicación que reflejar lo descuidada sentimentalmente que está ella, hecho que también se refleja en su aspecto exterior. Es decir, el vacío que la invade por dentro se refleja en su físico, y así la película la muestra desaliñada, descuidada… la vida para ella dejó de tener sentido -por su traumática infancia- hasta que conoció a Daniel.
    Vamos, ese es mi punto de vista, pero como TODO en el cine este hecho es subjetivo, hay mil puntos de vista para cada aspecto. Espero haberte aclarado un poco tu duda y gracias por comentar por estos lugares! Un besazo!!!!

  3. Eh leído la critica que realizas frente a esta película, que es de hecho muy importante debido a que es una problemática que aun demanda muchas características importantes en la cotidianidad. Algo que aun me causa algo de incertidumbre es pensar en la principal barrera que tiene Daniel (Pablo pineda) para genera una socialización. En dado caso mi pregunta seria Cual crees tu que es la principal barrera para la socialización de Pablo? Agradezco tu opinión, es algo que aun me deja muchos interrogantes, porque pues de una u otra manera el se desenvuelve adecuadamente en su labor y pues en el aspecto familiar tiene buena relación.

    Gracias

    • Buenas Lorena! Gracias por leer mi crítica y perdona la tardanza por contestar, pero voy saturado de comentarios. Yo creo que la principal barrera para la socialización de Pablo es lo tosca que aún sigue siendo la sociedad en aceptar al “diferente” o a lo que ellos no consideran “normal”. Aunque se ha avanzado mucho en el ámbito de la integración, aún hay gente que mira con malos ojos a estas personas, y eso tiene que cambiar.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s