El cartero de Pablo Neruda

Basada en la novela Ardiente paciencia, de Antonio Skarmeta, El cartero de Pablo Neruda (Michael Radford, 1994) narra la historia de Mario (Massimo Troisi), un joven que no conoce, ni de lejos, lo que es llevar una vida acomodada. Hijo de pescador, ha crecido en un pequeño y humilde pueblo de la costa de una Italia asolada por la posguerra. Observa la vida a su alrededor, lamentándose por no haber podido estudiar y por la existencia tan precaria que tanto él como su padre siempre han llevado.

El retrato que ofrece el director sobre el país es tan certero como demoledor: estamos ante una ciudad en ruinas, casi tercermundista, a años luz de lo que es hoy la península. Además, la Italia de la película es una Italia marcada, además de por la religión -esas procesiones, en las que Mario llega hasta salir de nazareno-, por la política, que en cierto modo está presente durante todo el film -esas manifestaciones multitudinarias, ese coche anunciando la proximidad de las elecciones…-, llegando incluso a condicionar el final de la historia y dándole a la película un incalculable valor simbólico. En este sentido, en los últimos minutos de metraje, Radford ejerce una dura condena a una forma de gobernar que fomenta la división de clases sociales y que siempre perjudica al que menos recursos tiene. Un sistema político contra el que Mario, no sólo se mostrará en desacuerdo, sino que luchará por derogarlo aunque le cueste la vida. En efecto, la política es lo que subyace a lo largo de todo el relato, y en esto el personaje de Pablo Neruda se antoja fundamental. No olvidemos que la película está basada en la propia experiencia del escritor, que tuvo que exiliarse debido a su condición de comunista. Aunque el film no se recrea en estos acontecimientos, se dan algunas pinceladas contextualizadoras.

Todo comienza cuando el padre de Mario anima a su hijo a buscar un trabajo porque, según sus propias palabras “ya no es un niño”. Y, efectivamente, a pesar de que despierte en el espectador una ternura que lo convierta en un personaje tan entrañable como tal, Mario ya no es un niño. Aunque el primer contacto que tienen no es físico (el protagonista conoce a Pablo Neruda a través de un noticiario), la admiración y el respeto que el famoso poeta despierta a su alrededor hace que Mario no sólo comience a idolatrarlo desde ese mismo instante, sino que además sueñe con llegar algún día a ser igual de famoso que el ilustre escritor y poder llevar, así, una vida mejor. No imagina Mario que, al conseguir un empleo como cartero, su misión será llevarle todos los días el correo a su idolatrado artista.

El director consigue narrar la historia de una forma tan verídica que, cuando Mario lleva a Pablo Neruda (Philippe Noiret) el correo por primera vez, esos ojos con los que el reciente cartero lo mira, transmiten un sentimiento tan profundo de admiración que nos olvidamos por completo que estamos viendo una película. Mario, no obstante, sabe que no es nadie significativo al lado de ese monstruo de las letras; lo que no hace sino mermar la poca autoestima que aún le queda (escenas como la de Mario delante del espejo, ensayando cómo debe pedirle un autógrafo a su tan admirado escritor, no hacen sino revelar una falta de amor propio que el cartero nunca llegó a tener. “¿Podría firmármelo, maestro?”, repite sin cesar frente a su reflejo).

Y Mario no sólo consigue que le firme el libro, sino que además empieza a surgir entre ambos un profundo sentimiento de amistad, que viene a reflejar que se pueden establecer unos férreos lazos de unión entre dos seres de mundos lo más diferentes posible. Así, el pobre cartero va aumentando la fascinación que le provoca Neruda (no sólo con el autógrafo, también localizando su país de origen en un mapa, aprendiendo a leer gracias a su obra…).De esta forma, el poeta chileno se revelará como el gran bote salvavidas de Mario, puesto que será él quien le haga progresar en la vida, adquiriendo las enseñanzas más valiosas que un hombre jamás pensó que pudiese recibir. Aunque, como casi siempre en la vida, el mensaje final es tan real como la vida: con el paso del tiempo, el que ha aprendido la lección más valiosa de todas es el propio Neruda.  El guión, en el que colaboran el director y el propio Massimo Troisi, narra en 115 minutos una historia con importantes saltos temporales que, aunque al principio desconciertan un poco al espectador -el proceso por el que Mario se hace novio de Beatriz no está lo bien explicado que debería-, son necesarios para que se puedan condensar todos los años de la historia en sí en apenas dos horas de película.

Radford emplea, con precisió,n varios de elementos narrativos, como el flashback (momento en el que Mario le cuenta a Pablo Neruda el momento en el que conoció a Beatriz, su amada), unos continuos saltos temporales o un acertado uso de la escala de planos. Así, por ejemplo, en los momentos en los que pretende reflejar la soledad y frustración del cartero, el director recurre a los planos picados, empequeñeciendo, más si cabe, al personaje. Además, Michael Radford huye del empleo de trípodes, apostando por unos planos inquietos mediante la técnica de cámara al hombro, consiguiendo dotar a su narración de un gran aire realista. Además, a parte de una música omnipresente que consigue realzar la ya de por sí conmovedora historia, el director presta especial atención al recurso del silencio (Neruda no dice una sola palabra en los minutos finales del film, pero tampoco hace falta).

La película fue todo un éxito de crítica, consiguiendo 5 nominaciones a los Oscar -ganando el de Mejor Banda Sonora por la estimulante partitura de Luis Enríquez Bacalov) y 3 premios BAFTA, entre otros premios. Unos reconocimientos merecidos para un trabajo cuyo actor principal, Massimo Troisi, falleció 24 horas después de finalizar el rodaje a causa de un problema respitario que venía arrastrando de hace años. Esta película fue su mayor legado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s