Psicosis

Una apacible ducha. Una sombra tras la cortina. Un cuchillo afilado. Y una muerte anunciada. Todo ello narrado bajo la batuta de uno de los directores de cine de terror mas prestigiosos de la historia: Alfred Hitchcock y musicalizada por la desasosegante partitura del maestro Bernard Herrmann (mano derecha del director y compositor de las bandas sonoras de sus principales películas). La escena que describo no sólo es la más famosa del film, sino una de las más iconográficas de la historia del cine. No es para nada explícita, en ningún momento se ve al cuchillo penetrando en la piel de la víctima, y apenas hay sangre… pero la forma en la que el director la narra produce auténtico pánico. Además, esta escena, imitada hasta la saciedad en cine -con calamitosos resultados-, se produce justo a la mitad de la película, algo que resulta cuanto menos desconcertante. Acabamos de ser testigos cómo Hitchcock fulmina a su flamante protagonista, aquella sobre la que cae el peso en la primera mitad del film. Y ahora, ¿qué?

La historia la hemos visto hasta la saciedad en cine: una joven, tras cometer un robo en su empresa, huye por la carretera hasta llegar a un apartado motel desértico, regentado por un misterioso joven (Norman Bates) y la madre de este. Allí, en este aparentemente apacible lugar, se concentra todo el horror que el ser humano es capaz de imaginar. Sí, en efecto, hemos visto esta historia infinidad de veces, pero la pionera fue Psicosis. Y ninguna de todas ellas narradas con tanta maestría como esta cinta que estuvo nominada a 4 premios Oscar (director, actriz secundaria, fotografía y dirección artística). Incomprensiblemente no ganó ninguno. Pero tampoco hizo falta.

Por otro lado, no es casualidad que en Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960), estén presentes de manera tan explícita pájaros disecados bien físicamente o bien pictóricamente: en el salón comedor donde Marion (Janet Leigh) y Norman Bates (un Anthony Perkins, sencillamente, colosal) cenan, en la habitación del motel de la protagonista  o en el salón, donde todos los encuadres de cámara se concentran en que los pájaros disecados (una de las grandes aficiones de Norman) ocupen un lugar privilegiado en el plano. Todo ello no es más que la forma que tiene el propio director de avanzar al espectador que en su próxima película los pájaros jugarán un papel determinante. Y así fue. Tres años después, en 1963, Aldred Hitchcock estrenó otra de sus grandes obras maestras: Los pájaros.

Además de caracterizarse por ser una cinta que juega con los miedos más primarios del espectador (una ducha, casas encantadas…), Psicosis puede presumir por tener además a un personaje tan terrorífico como es la madre de Norman Bates. Una mujer que no aparece físicamente durante toda la película hasta el final y que, sin embargo, nos tiene en vilo a lo largo de casi dos horas. La escuchamos discutir con su hijo, la vemos a través de una cortina de baño, matar a diestro y siniestro… pero nunca observamos su rostro. Y, sin embargo, produce más pánico, más tensión en el espectador que muchas viscerales y sangrientas películas de terror juntas. Es sólo un ejemplo más de la absoluta genialidad como Hitchcock como creador de ambientes terroríficos, donde todos los elementos confluyen entre sí de forma prodigiosa.

Elementos, entre otros, como la utilización de la técnica cámara al hombro cuando se nos acerca a la majestuosa casa donde Norman vive con su madre, en unos planos contrapicados que la realzan de una manera admirable, convirtiéndola en un personaje más de la película. Hitchcock también hace uso de varias técnicas narrativas (entre las que destaca el clímax del final, con sorpresa incluida) y de composición, pues logra en un mismo encuadre introducir todos los elementos suficientes para aterrorizar al espectador, con un juego de luces y sombras prodigioso. Además, juega con las diversas tipologías de montaje, destacando el paralelo, ejemplificado nítidamente en la escena final de la mansión. Elementos que tienen como tarea cumplir la principal función de esta película: simple y llanamente dar miedo. Y eso, como bien han demostrado innumerables e interminables sagas terroríficas de la historia del cine, no es tarea fácil. De hecho, más que miedo, lo que muchas producen son verguenza ajena. Me sobra, eso sí, la explicación final del psiquiatra, pero Hitchcock lo compensa con el plano final de la película, verdaderamente aterrador y con un plano sobre impresionado totalmente innovador para la época. Como innovadores son también los impactantes títulos de crédito, del mítico Saul Bass (Vértigo. De entre los muertos)

Para concluir, es interesante saber que Anthony Perkins nunca supo (o pudo) desprenderse de este papel. Parece ser que su interpretación en Psicosis lastró toda su carrera, incluso su vida. Aún así, puede estar orgulloso. Se convirtió en el gran protagonista de la que, aún habiendo pasado más de 50 años de su estreno, es la gran obra maestra del género de terror, referente absoluto para futuras producciones. Y eso es algo de lo que pocos pueden presumir.

Anuncios

6 pensamientos en “Psicosis

  1. En estos dias gélidos de invierno una ducha con agua caliente apetece mucho, pero la combinación se vuelve terrorífica cuando te cambian el gel de baño por una asestada de puñaladas

    • jajajaja, yo entre la asestada de puñaladas y el gel de baño tengo claro con qué me quedo…! volví a a ver la película hace 2 días y desde entonces no he vuelto a pisar una ducha… mañana va a tener que ser el día que ya echo un poquito de olor….jijiji

  2. bah, Pablo, yo creo que la explicación del psiquiatra es imprescindible, porque en toda la película no hay ninguna clave que te deje claro lo que sucede (creo yo, o es que soy tontilla). Yo creo que está muy bien y piensas “oh, qué bueno”… Quiero leer una de Los pájaros!

    • la de Los Pájaros es junto con Psicosis la otro película que se puede considerar del género de terror de Hitchcock… y la crítica de esa peli llegará la semana que viene!! El martes tendrás la de Il postino (El cartero) xD quiero que hagamos juntos una sesión de Hitchcock…AHORA! jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s