Drive

Cuando cae la noche en la ciudad, sólo los héroes solitarios circulan por sus calles. Y en el protagonista de Drive (Nicolas Winding Refn, 2011), interpretado por Ryan Gosling, personaje del cual desconocemos hasta su nombre, no iba a ser una excepción. A medio camino entre la road-movie y el thriller, la nueva película del cineasta danés es también un sorprendente cuento de hadas o, dicho de otra forma, una película de acción orientada para satisfacer tanto al público femenino como al masculino. Y es que Drive, en medio de navajazos y vísceras, recupera la esencia de los romances de toda la vida, siento éste el detalle que la convierten en algo mágico: lo poco frecuente que es encontrar en la cartelera un título que se mueva de manera tan correcta entre la adrenalina más desmedida y las escenas de amor más poéticas que alguien pueda imaginar -esa escena en el ascensor a cámara lenta, técnica a la que la cinta recurre de forma tan estratégica como eficaz, queda automáticamente impresa en los anales del cine-. Tampoco es normal que una película con tan altas dosis de violencia explícita -algo que incluso ha impactado en los diversos festivales donde se ha presentado, como en Sitges o en Cannes- al final resulte ser una de las cintas más elegantes y sofisticadas de los últimos años, pudiendo presumir de un esteticismo formal y factura sobresalientes. Y es que, en ella, todo está cuidado hasta el más mínimo detalle.

En medio de unos espectaculares efectos especiales, una banda sonora vitalista muy en la línea ochentera del film -y que cierra con acierto la película-, una espectacular puesta en escena, una espléndida dirección de actores y una trama envolvente que va creciendo en intensidad a medida que transcurre el relato, sobresale la figura de un Ryan Gosling merecedor de todos los elogios por una de esas interpretaciones capaces de consagrar a un actor de por vida. No sólo da vida a un personaje que es vital en el transcurso de la cinta, sino que además es sobre él en quien recae todo el peso de la misma, puesto que debe protagonizar el 90% de las escenas. Es precisamente por eso por lo que puede llamar la atención la poca información acerca del personaje que se da a un espectador que desconoce en todo momento su origen, los motivos de su conducta o, en última instancia, hasta su nombre. Pero, a medida que el casi desconocido en España Winding Refn va desgranando la trama, comprobamos que ésto es algo premeditado. Porque, ¿es necesario saber algo más sobre él ¿Acaso no justifica el hecho de haber conocido a una persona, una impresionante Carey Mulligan, que le ha liberado y rescatado de la soledad en la que vivía inmenso, todos y cada uno de sus actos? Vale que el director a veces traspase la suspensión de la credibilidad, sobre todo en los momentos en los que el personaje de Gosling fulmine a todo un clan de mafiosos, incluso al aire libre, y la policía no sea capaz de seguirle la pista, pero todo nos termina dando igual porque nos creemos la historia y conectamos con una pareja protagonista que parecen haberse necesitado mutuamente durante toda su vida.

Otro de los aspectos mejorables es un ritmo un tanto tedioso en determinados pasajes, agudizado por un un prólogo demasiado extenso (¡15 minutos!) y descafeinado para el torbellino y festival de emociones en la que acaba convertida una cinta más onírica e independiente de lo que se nos ha vendido. Aunque, sin duda, los aspectos positivos al final inclinan la balanza favorablemente. Pero, como digo, lo más subrayable de Drive es que, conforme va transcurriendo, va creando una sensación de desasosiego y tensión en el espectador, enganchándolo a una historia mucho más compleja y repleta de matices de lo que parece, de la que se pueden hacer múltiples lecturas….sobre todo por un final abierto, tan redondo como directo a la yugular y donde es imposible quedar impasible frente sensación de desasosiego que nos produce. ¿Thriller? Sí. ¿Película romántica? También. ¿Una cinta de acción donde lo que menos importa es la acción? Por supuesto. Una hibridación de géneros que al director le sale redonda, a pesar de que fue, incomprensiblemente, la gran ignorada en los Oscar 2012. Una flagrante injusticia.

Pero como he dicho al principio del post, Drive es por encima de todo una atípica historia de amor. Y es que hasta el mismísimo Ryan Goosling, catapultado a la categoría de sex symbol con una película en la que se erigió no sólo como un icono de la actuación, sino también como referente estilísico a pesar de su toque hortera -no olvidemos esa bomber con escorpión dorado en la espalda que viste durante toda la película-, lo ha asegurado: “Drive, en el fondo, es un cuento de hadas”. Y, para el que esto firma, no se equivoca. En absoluto.

Anuncios

7 pensamientos en “Drive

  1. Esta fue mi última película en el cine con mi amigo el cinéfilo, Me gustó mucho, para mi gusto, el transcurso un poco lenta, pero muy fuerte, Como dices, muy gore, me quede algo mosca cuando el protagonista esta dándole una paliza al tío del puticlub y las tías ni se inmutan, como si no pasara nada.

  2. Dios! Me muero de ganas de verla, pero jamás encuentro la ocasión.
    Por cierto, acabo de venir de la filmoteca de ver Melancholia…brutal, todo un poema visual. Si no la has visto, estas tardando :DD

    • jaja, si quieres yo te acompaño a ver DRIVE, seguro que ambos salimos enamorados!! jajaja, y respecto a Melancholia ya me han dicho que ayer se agotaron las entradas en la filmoteca… es mi gran asignatura pendiente!! y más después de habérmela recomendado tú!! Un beso fuertee!

  3. Acabo de verla Pablo y como he disfrutado con ella, una hibridación de géneros que mezcla muy muy bien, con una interpretación de Ryan Gosling bastante notable, aunque ya me gustó bastante en Crazy Stupid Love, además la utilización de los planos y los juegos de luces son geniales junto con una banda sonora que es trepidante… en fin muy recomendable.

    Me encanta tu iniciativa me iré pasando por aquí como fiel comentarista en cuanto pueda.

    Un abrazo

    • me alegro que te haya gustado Josee! la verdad es que es un peliculón y una pena que haya sido la gran ignorada de esta edición de los Oscar! pero bueno, qué le vamos a hacer… gracias por ser un fiel lector del blog, admito todas las sugerencias que quieras hacerme!! y a ver si nos tomamos un café, leche! 😀

  4. Después de un largo tiempo sin ir al cine, nos decidimos a ir a ver Drive y cuando salimos la frase fué: “el cine vale la pena cuando es para ver una película así”! No pudimos escoger mejor!!!
    A nosotros nos hizo gracia el toque hortera de la bomber, que se va volviendo sucia a medida que transcurre el desenlace…dudo que la intención fuera hacer risa, pero a nosotros nos hizo, y mucha!!!
    La banda sonora brutal, perfectamente acorde con todo el filme que nos dejó totalmente enamorados!!!

    • Drive es de esas películas que impactan, que te hacen retroceder 30 años, pero que a la vez resulta tremendamente actual. Su estética, su banda sonora, su look…todo es super ochentero y me encanta! Está muy currada. A mí también me hizo mucha gracia ese toque hortera de la bomber de la que hablas…estoy deseando comprarme una igual! jaja 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s